Archive of ‘Material’ category

Elegir el calzado del corremontes, visión práctica de un corredor popular

Andrés, buen amigo y compañero de fatigas, colabora con este blog y nos comenta como elegir nuestro calzado de corremontes. Lo hace con un enfoque práctico y desde el punto de vista del corredor aficionado que va en el pelotón de los populares. Somos muchos los que salimos a la montaña sin grandes pretensiones, a pasarlo bien corriendo en entrenamientos y carreras de montaña. Creo que es una experiencia útil y muy bien contada que nos puede servir como punto de partida a la hora de comprar nuestras zapatillas de la mejor forma posible. Además hay que destacar que nuestra opinión no está sesgada por ningún conflicto de intereses: no recibimos material de prueba, ni patrocinio ni compensación alguna por parte de ninguna marca. Ahi va:

Probablemente, junto con la mochila, la elección de unas correctas zapatillas es la clave de un buen desenlace en cualquier competición que tengamos por delante. Además, dada la variedad de oferta que tenemos en el mercado, sea probablemente, aquella parte de nuestro material a la que más tiempo dedicaremos en la búsqueda de información, reviews, charlas con los compañeros de fatigas, etc.
Cuando empezamos en el mundillo, podemos ser de esos que devoran información para hacernos una idea de las características de cada modelo o, también, acudir a una tienda física para dejarnos asesorar y adquirir allí lo que nos recomienden. A veces resulta un lío tremendo manejar toda la información de la red que, en ocasiones, está sesgada por intereses comerciales y tomar la decisión adecuada. En este sentido, disponer de una tienda de confianza es fundamental ya que, si es un buen comercio, sabrán de lo que hablan y proporcionaran ese servicio de ajustar la elección de la zapa a las características del corredor y al uso que se vaya a hacer de ellas.

Coleccion actual de zapas

Mi “colección” actual de zapatillas. Cada vez ocupan menos espacio las zapatillas amortiguadas…

En los últimos dos años, desde que he empezado con las carreras de montaña, llevo alrededor de 15 pares de zapas diferentes, entre asfalteras y de trail y, creo, que he ido haciendo una evolución a la hora de elegir el material, que puede valer a aquellos que llevéis menos recorrido. Por mi parte son tres los factores que considero importantes a la hora de elegir zapatillas:

1.- La pasta, viruta, candela, manteca que nos queramos gastar, que es muy importante y, en los tiempos que corren ajustar por aquí me parece importante. Personalmente y dado mi poder adquisitivo, así como mi nivel competitivo, me duele en el alma desembolsar 120 € en unas zapatillas. Para ajustar precios será importante estar atento a las diversas ofertas que nos proporcionan los modelos de años anteriores. No hace falta ir a la última para disfrutar de un buenísimo material. Aquellos modelos que llevan muchas iteraciones o mucho tiempo en el mercado están más que contrastados en su rendimiento y, por tanto, merece la pena ir a por ellos. Tal es el caso de las Brooks Cascadia, las Saucony Xodus, las Salomon XT Wings en sus versiones previas a las actuales. De esta manera podremos adquirir, si nos lo montamos bien, zapatillas al precio de 60-70 euros sin mayor problema. Un par de recursos en la red muy útiles para este propósito son dos: Fortsu, página comparativa de precios de zapatillas con enlaces directos a las páginas de compra, y Running Warehouse, con su magnífica herramienta de tallaje en la que al meter la numeración en un modelo conocido te proporciona el número del que desees. Si, además, tienes la suerte de que algún amigo o familiar cruce el charco, no he encontrado página cuyos precios puedan competir con Sierra Trading Post.
A veces, modelos que llevan poco tiempo dan magníficas sorpresas, como me ha ocurrido con mi última adquisición, las Salomon Sense Mantra en su primera versión, por 67,45 €, con las que he completado el Trail de Peñalara en su edición de 80 Km y a las que dedicaré un análisis en particular en próximas colaboraciones.

2.- La adecuación de las zapatillas a nuestras propias características, básicamente al peso y al estilo de carrera que practiquemos, más o menos amortiguado. Yo soy un tipo grandote, con mis 80 kilacos, y 1,78 cm, así que, en este sentido, por mucho que quiera correr una ultra de 100 km con una zapatilla “Cero Drop”, no voy a poder y eso debo saberlo a la hora de elegir el material. Sin embargo llevo practicando el minimalismo desde hace año y medio con buenos resultados. Por mis pies han pasado varios modelos minimalistas de trail: de NB, las MT 10 y las MT 110, de Merrell las Trail Glove y por último las Sense Mantra. De asfalto, las Kinvara 3 de Saucony, de las que llevo dos pares gracias a mi amigo Carlos, que me las descubrió y cuyo consejo fue todo un acierto. El último par lo adquirí, cuando ya habían sacado las Kinvara 4, por poco más de 50€ en SportShoes y con él completé la Maraton de Sevilla en 3:23 h. La gente a veces se asusta con esto del minimalismo y me preguntan si no es demasiado correr una maratón con unas zapatillas como las Kinvara. Yo no soy ni un fiera de la técnica, menos aún, cuando estoy cansado, ni un plumilla, y, sin embargo, después de un año de adaptación puedo decir que es perfectamente posible hacer tiradas muy largas con menos amortiguación, como lo atestigua la Marathon de Sevilla con las Kinvara 3 o el TP80 con las Sense Mantra. Esto requiere adaptación, como todo. El año pasado, que también corrí el TP80, pero con las XT Wings creo que no hubiese sido capaz de completarla con las Sense Mantra, como este año. Zapatillas más ligeritas, aún, como las MT110 las dejo para carreras más pisteras, menos técnicas y más cortas como La San Silvestre Trail de Pedrezuela. Esto me da pie para introducir el tercer factor decisivo a la hora de elegir la zapatilla perfecta…

Minimalistas para el monte

Zapatillas minimalistas, desde más amortiguadas (Salomon Sense Mantra: 6 mm drop, en el centro) a lo mínimo (Merrell Trail Glove: 0 drop, abajo), pasando por las NB MT110 (4 mm de drop, arriba)

Zapas minimalistas para el monte

Vista del interior de las Merrell Trail Glove (arriba), Salomon Sense Mantra (centro) y NB MT110 (abajo)

3.- El terreno y distancia de la carrera o entreno. Obviamente esto es un factor muy correlacionado con el anterior. En teoría corredores más ligeros, experimentados y con más técnica de carrera podrán correr distancias más largas y en terrenos más técnicos con zapatillas más ligeras, taqueados más finos, menos amortiguadas y por tanto con suelas más finas, ligeras y que poseen menos agarre y estabilidad. La experiencia será la que nos indique dónde está nuestro límite y la aproximación al mismo habrá que hacerla con tiento y paciencia, de lo contrario, desembocará en un abandono de carrera o, lo que es peor, en una lesión.
Como experiencias propias que pueden servir de referencia puedo aportar alguna que otra. El año pasado caí en el mes de marzo con una lesión en el peroneo lateral corto que casi me cuesta la participación en el TP80. Se debió al desgaste de las MT10 con las que llevaba ya 500 km de entrenos. Los aprendizajes fueron dos: es importante adquirir zapatillas con placa antiimpactos cuando no corremos por pista lisa sin piedras y la vida media de las zapas minimalistas es de 500-600 km. Mis entrenos habituales son por los caminos de Rivas-Vaciamadrid, donde hay mucha piedra angulosa que en las zapatillas minimalistas causan estragos, así que no sólo es el desnivel, sino también es clave el tipo de terreno por el que corramos. La segunda experiencia en este sentido es positiva y más reciente. En el último momento decidí correr el TP80 con las Sense Mantra, después de llevar 150 km de entrenos con ellas, algunos por parajes por los que discurría el propio TP80, y la experiencia fue inmejorable, a pesar de las reticencias y miedos que tenía al principio.

Foto 3

Llegando al Puente del Perdón, en el TP80 de este año.

A partir de aquí cada uno debe hacer su análisis y buscar su propio lugar: tienda física o en la red, zapatilla amortiguada o no, último modelo o versiones ya comprobadas…

Creo que el conocimiento del material va de la mano del conocimiento deportivo de uno mismo y espero que esta reflexión sirva a alguno de guión para organizar el suyo propio. Mi propósito ha sido aportar una visión práctica, aterrizada y absolutamente amateur de la elección de zapatillas, pasando revista a algunas de aquellas dudas que me han ido surgiendo en estos años y cuyas respuestas a veces han resultado de lo más confusas en la búsqueda de información por la red.

Previa del TP80: El equipamiento. Material para la carrera.

Para correr un ultra de montaña hay que disponer del material obligatorio que exige el reglamento de la carrera y, además, seleccionar bien todo aquello que vamos a poner en nuestra mochila, ya que va a suponer un peso que vamos a tener que transportar durante muchas horas de carrera, pero sin olvidar que en la montaña y en condiciones de semiautosuficiencia, debemos disponer de un material de calidad que nos de confianza para afrontar los retos que se nos puedan ir planteando.

En la edición de 2013 el TP80 compartía salida con el GTP desde Navacerrada en la noche del viernes y permitía disponer de una mochila con material que era transportada hasta Rascafría. En esta edición de 2014, con la salida del TP80 desde Miraflores en el amanecer del sábado, la organización no ha contemplado que se disponga de esa mochila para material de recambio que podría ser un gran alivio si nos la pudiéramos encontrar en La Granja. Por tanto la elección del material en esta edición resulta aún más crucial y permite menos margen de fallo.

Sin entrar a un análisis detallado del material, dejo aqui unas notas de lo que he elegido para correr.

En primer lugar el listado del material obligatorio:

• Manta térmica de supervivencia (superficie mínima 2 x 1,2 m). Nada que comentar. Se compra una vez y sirve para siempre.
• Silbato (lo incorpora la mochila)
• Sistema de hidratación, mínimo de 1 litro (Dos bidones de 750cc con pipeta Raidlight, ideal para llevar agua e isotónico y beber sin tener que parar)
• Reserva alimentaria. Mínimo 500 Kcal GTP-TP80k. Llevaré una combinación de barritas de cereales, pan de pipas, sobrecitos para hacer isotónico de Cantio y de Overstims y un par de geles por si las moscas.
• Gorra o similar, para protegerse del sol. Una gorra blanca sin más.
• Linterna-frontal en buen uso (Utilizaré un frontal muy parecido al clásico Led Lensser con una bombilla led de alta potencia comprada en DealExtreme)
• Teléfono móvil (mi iPhone 4S configurado para minimizar el gasto de batería: wifi, bluetooth y 3G apagado)
• Pilas de repuesto o frontal de repuesto). Creo que con las pilas de repuesto será suficiente.
• Chubasquero o cortavientos manga larga. Chalecos no son válidos. (Dada la buena previsión de tiempo llevaré un ligero cortavientos Montane).
• Luz roja de posición trasera (Tengo una del Decathlon, que llevaré fijada a la mochila).
• Vaso máx. 33 cl. aparte de sistema de hidratación. (Tengo la eco tasse de Raidlight que cabe en el bolsillo de las mallas y es ideal para beber en los avituallamientos).
• Mochila o riñonera con capacidad suficiente para portar todo lo anterior (Utilizaré la Camp Trail Vest Light, que con su capacidad de 10 l. es más que suficiente para lo que necesito transportar).

Mochila con el material a portar

Mochila con el material a portar

Cortavientos Montane

Cortavientos Montane

Cortavientos plegado en su bolsa

Cortavientos plegado en su bolsa (ver tamaño comparado con el vaso Raidlight)

En caso de meteorología adversa (que todo indica que no será la que nos vamos a encontrar el próximo 28 de junio) se exigirá además:
• Mallas piratas o malla/pantalón largo que cubra y proteja toda la pierna (tengo unas mallas Hoko Sayonara, que cubren la rodilla y que, junto a las gemeleras, cubren toda la pierna).
• Chaqueta impermeable y transpirable de membrana, con capucha en lugar de chubasquero o cortavientos. (en este caso tengo una chaqueta con membrana también de la marca Montane).
• Guantes (aqui tengo distintas opciones para llevar, pero ninguna es óptima)
• Camiseta térmica de manga larga o camiseta corta más manguitos que han de cubrir y proteger todo el brazo (podría elegir entre llevar unos manguitos Raidlight o una camiseta de manga larga).

En principio no voy a llevar nada de todo este material exigido únicamente en caso de situación de meteorología adversa.

Iré calzado con unas clásicas Brooks Cascadia 7, con las que ya he hecho xxx km y con las que voy muy a gusto en cualquier terreno de montaña y pista, siempre que los ritmos sean suaves, como cabe esperar de una distancia como la que afrontaremos en el TP80. Son un ejemplo de comodidad, con una amortiguación excelente, me sujetan el pie de forma razonable, la puntera va bien protegida y agarran sin problemas en la mayoría de los terrenos por los que vamos a transitar en el TP80, que no son demasiado técnicos. No me producen ampollas ni rozaduras, vamos que con las Cascadia puedo olvidarme del calzado que llevo y eso es la señal inequívoca de que voy bien con ellas.

Material para el TP80

Material para el TP80

Además de las zapas, espero que me conduzcan hasta meta unos bastones telescópicos de tres tramos, muy ligeros, fabricados de Duraluminum 7071 que compré en Dealextreme y que me han dado muy buen resultado en las salidas que he hecho hasta ahora con ellos. Una relación calidad-precio imbatible y un material imprescindible a la hora de afrontar grandes desniveles y mucho tiempo en carrera.

Para controlar y registrar tiempos, distancias, ritmos y pulsaciones utilizaré un Suunto Ambit 2, que sin duda es una de las mejores opciones para un ultra montañero, si no directamente la mejor.

En relación a la ropa, utilizaré unos calcetines North Face con los que tengo comprobado que no hay problema de ampollas, punto clave a la hora de elegir esta prenda. Probablemente lleve unos injinji de repuesto en la mochila por si necesito cambiarme de calcetines.

Además llevaré unas gemeleras Hoko Shimai, unas mallas cortas Hoko Kamikaze de compresión diferencial con unos slip Hoko, que resultan una combinación perfecta para correr con algo de compresión que minimice el daño muscular sin rozaduras y con la máxima evacuación de sudor para evitar la desagradable sensación de ir empapado todo el tiempo. Como podéis comprobar me encantan los productos Hoko y, de hecho, llevaré en la mochila también unos slip Hoko de recambio.

En cuanto a la camiseta creo que optaré por llevar dos, una camiseta técnica de manga corta con la que saldré y correré las primeras horas del día que hace más fresquito hasta Rascafría, probablemente, para cambiarme en ese momento por una camiseta de tirantes Hoko Sora III, mucho más fresquita y ligera con la que afrontar la parte central del día cuando más calor vamos a sufrir. Al caer la tarde y en función de la temperatura y sensaciones, es probable que me vuelva a cambiar a la camiseta de manga corta para volver a ponerme ropa seca y terminar con las mejores sensaciones.

También llevaré un buff en la muñeca, ideal para secarse el sudor y lo que haga falta, unas gafas de sol ligeras y cómodas que compré en DealExtreme, una cámara de fotos, el DNI, un paquete de pañuelos, un minibotiquín de fortuna y un papelillo plastificado con el perfil y el rutómetro de la prueba.

Prepararé una pequeña mochila con algo de comida y algunos sobrecitos para hacer isotónica que espero que me puedan entregar en La Granja.

Alimentación TP80

Alimentación. No todo se porteará durante toda la carrera

Bueno, pues eso es todo lo que llevaré. La mochila preparada para correr pesa 3,8 Kg, de los cuales 1,6 Kg pertenecen a los dos bidones llenos. Podría prescindir de la ropa de cambio (slip, calcetines y camiseta), del botiquín y de la cámara de fotos, ajustar al mínimo la bebida y la comida y reducir en total cerca de 1 kilo el peso del material transportado, pero creo que voy a agradecer todo lo que llevo, aunque suponga algo de peso extra. Ya veremos.