septiembre 2014 archive

Elegir el calzado del corremontes, visión práctica de un corredor popular

Andrés, buen amigo y compañero de fatigas, colabora con este blog y nos comenta como elegir nuestro calzado de corremontes. Lo hace con un enfoque práctico y desde el punto de vista del corredor aficionado que va en el pelotón de los populares. Somos muchos los que salimos a la montaña sin grandes pretensiones, a pasarlo bien corriendo en entrenamientos y carreras de montaña. Creo que es una experiencia útil y muy bien contada que nos puede servir como punto de partida a la hora de comprar nuestras zapatillas de la mejor forma posible. Además hay que destacar que nuestra opinión no está sesgada por ningún conflicto de intereses: no recibimos material de prueba, ni patrocinio ni compensación alguna por parte de ninguna marca. Ahi va:

Probablemente, junto con la mochila, la elección de unas correctas zapatillas es la clave de un buen desenlace en cualquier competición que tengamos por delante. Además, dada la variedad de oferta que tenemos en el mercado, sea probablemente, aquella parte de nuestro material a la que más tiempo dedicaremos en la búsqueda de información, reviews, charlas con los compañeros de fatigas, etc.
Cuando empezamos en el mundillo, podemos ser de esos que devoran información para hacernos una idea de las características de cada modelo o, también, acudir a una tienda física para dejarnos asesorar y adquirir allí lo que nos recomienden. A veces resulta un lío tremendo manejar toda la información de la red que, en ocasiones, está sesgada por intereses comerciales y tomar la decisión adecuada. En este sentido, disponer de una tienda de confianza es fundamental ya que, si es un buen comercio, sabrán de lo que hablan y proporcionaran ese servicio de ajustar la elección de la zapa a las características del corredor y al uso que se vaya a hacer de ellas.

Coleccion actual de zapas

Mi “colección” actual de zapatillas. Cada vez ocupan menos espacio las zapatillas amortiguadas…

En los últimos dos años, desde que he empezado con las carreras de montaña, llevo alrededor de 15 pares de zapas diferentes, entre asfalteras y de trail y, creo, que he ido haciendo una evolución a la hora de elegir el material, que puede valer a aquellos que llevéis menos recorrido. Por mi parte son tres los factores que considero importantes a la hora de elegir zapatillas:

1.- La pasta, viruta, candela, manteca que nos queramos gastar, que es muy importante y, en los tiempos que corren ajustar por aquí me parece importante. Personalmente y dado mi poder adquisitivo, así como mi nivel competitivo, me duele en el alma desembolsar 120 € en unas zapatillas. Para ajustar precios será importante estar atento a las diversas ofertas que nos proporcionan los modelos de años anteriores. No hace falta ir a la última para disfrutar de un buenísimo material. Aquellos modelos que llevan muchas iteraciones o mucho tiempo en el mercado están más que contrastados en su rendimiento y, por tanto, merece la pena ir a por ellos. Tal es el caso de las Brooks Cascadia, las Saucony Xodus, las Salomon XT Wings en sus versiones previas a las actuales. De esta manera podremos adquirir, si nos lo montamos bien, zapatillas al precio de 60-70 euros sin mayor problema. Un par de recursos en la red muy útiles para este propósito son dos: Fortsu, página comparativa de precios de zapatillas con enlaces directos a las páginas de compra, y Running Warehouse, con su magnífica herramienta de tallaje en la que al meter la numeración en un modelo conocido te proporciona el número del que desees. Si, además, tienes la suerte de que algún amigo o familiar cruce el charco, no he encontrado página cuyos precios puedan competir con Sierra Trading Post.
A veces, modelos que llevan poco tiempo dan magníficas sorpresas, como me ha ocurrido con mi última adquisición, las Salomon Sense Mantra en su primera versión, por 67,45 €, con las que he completado el Trail de Peñalara en su edición de 80 Km y a las que dedicaré un análisis en particular en próximas colaboraciones.

2.- La adecuación de las zapatillas a nuestras propias características, básicamente al peso y al estilo de carrera que practiquemos, más o menos amortiguado. Yo soy un tipo grandote, con mis 80 kilacos, y 1,78 cm, así que, en este sentido, por mucho que quiera correr una ultra de 100 km con una zapatilla “Cero Drop”, no voy a poder y eso debo saberlo a la hora de elegir el material. Sin embargo llevo practicando el minimalismo desde hace año y medio con buenos resultados. Por mis pies han pasado varios modelos minimalistas de trail: de NB, las MT 10 y las MT 110, de Merrell las Trail Glove y por último las Sense Mantra. De asfalto, las Kinvara 3 de Saucony, de las que llevo dos pares gracias a mi amigo Carlos, que me las descubrió y cuyo consejo fue todo un acierto. El último par lo adquirí, cuando ya habían sacado las Kinvara 4, por poco más de 50€ en SportShoes y con él completé la Maraton de Sevilla en 3:23 h. La gente a veces se asusta con esto del minimalismo y me preguntan si no es demasiado correr una maratón con unas zapatillas como las Kinvara. Yo no soy ni un fiera de la técnica, menos aún, cuando estoy cansado, ni un plumilla, y, sin embargo, después de un año de adaptación puedo decir que es perfectamente posible hacer tiradas muy largas con menos amortiguación, como lo atestigua la Marathon de Sevilla con las Kinvara 3 o el TP80 con las Sense Mantra. Esto requiere adaptación, como todo. El año pasado, que también corrí el TP80, pero con las XT Wings creo que no hubiese sido capaz de completarla con las Sense Mantra, como este año. Zapatillas más ligeritas, aún, como las MT110 las dejo para carreras más pisteras, menos técnicas y más cortas como La San Silvestre Trail de Pedrezuela. Esto me da pie para introducir el tercer factor decisivo a la hora de elegir la zapatilla perfecta…

Minimalistas para el monte

Zapatillas minimalistas, desde más amortiguadas (Salomon Sense Mantra: 6 mm drop, en el centro) a lo mínimo (Merrell Trail Glove: 0 drop, abajo), pasando por las NB MT110 (4 mm de drop, arriba)

Zapas minimalistas para el monte

Vista del interior de las Merrell Trail Glove (arriba), Salomon Sense Mantra (centro) y NB MT110 (abajo)

3.- El terreno y distancia de la carrera o entreno. Obviamente esto es un factor muy correlacionado con el anterior. En teoría corredores más ligeros, experimentados y con más técnica de carrera podrán correr distancias más largas y en terrenos más técnicos con zapatillas más ligeras, taqueados más finos, menos amortiguadas y por tanto con suelas más finas, ligeras y que poseen menos agarre y estabilidad. La experiencia será la que nos indique dónde está nuestro límite y la aproximación al mismo habrá que hacerla con tiento y paciencia, de lo contrario, desembocará en un abandono de carrera o, lo que es peor, en una lesión.
Como experiencias propias que pueden servir de referencia puedo aportar alguna que otra. El año pasado caí en el mes de marzo con una lesión en el peroneo lateral corto que casi me cuesta la participación en el TP80. Se debió al desgaste de las MT10 con las que llevaba ya 500 km de entrenos. Los aprendizajes fueron dos: es importante adquirir zapatillas con placa antiimpactos cuando no corremos por pista lisa sin piedras y la vida media de las zapas minimalistas es de 500-600 km. Mis entrenos habituales son por los caminos de Rivas-Vaciamadrid, donde hay mucha piedra angulosa que en las zapatillas minimalistas causan estragos, así que no sólo es el desnivel, sino también es clave el tipo de terreno por el que corramos. La segunda experiencia en este sentido es positiva y más reciente. En el último momento decidí correr el TP80 con las Sense Mantra, después de llevar 150 km de entrenos con ellas, algunos por parajes por los que discurría el propio TP80, y la experiencia fue inmejorable, a pesar de las reticencias y miedos que tenía al principio.

Foto 3

Llegando al Puente del Perdón, en el TP80 de este año.

A partir de aquí cada uno debe hacer su análisis y buscar su propio lugar: tienda física o en la red, zapatilla amortiguada o no, último modelo o versiones ya comprobadas…

Creo que el conocimiento del material va de la mano del conocimiento deportivo de uno mismo y espero que esta reflexión sirva a alguno de guión para organizar el suyo propio. Mi propósito ha sido aportar una visión práctica, aterrizada y absolutamente amateur de la elección de zapatillas, pasando revista a algunas de aquellas dudas que me han ido surgiendo en estos años y cuyas respuestas a veces han resultado de lo más confusas en la búsqueda de información por la red.

¿Qué hemos aprendido del UTMB 2014? Diez puntos clave

Como siempre esta carrera nos hace disfrutar y ver como crece este deporte de año en año. Esta edición de 2014 nos deja varias cuestiones a tener en cuenta para entender mejor el panorama corremontes. Hemos seleccionado en 10 puntos todo lo que hemos aprendido con el UTMB 2014:

1.- En primer lugar esta edición de 2014 nos ha traído menos sorpresas de lo habitual, y quizá por ello con algo menos de emoción. Los favoritos han estado consistentes de principio a fin y no encontramos a corredores “desconocidos” en el pudium. Los muchos abandonos entre los élite tampoco lo podemos calificar como sorpresas, ya que sabemos que siempre pasa. La falta de sopresa-emoción ha sido especialmente llamativa en el último tercio de la carrera donde las grandes diferencias entre los corredores de cabeza iban aumentando y, por tanto, cada vez estaban más definidos los podiums masculino y femenino. Mucho más emocionante fue la lucha por el 2º y 3º puesto en la TDS. El nepalí Tamang y el español Toti Bes hicieron la última parte del recorrido separados por poco más de un minuto. Con el cuchillo entre los dientes, acabaron corriendo a un ritmo bestial para una prueba de casi 120 km. Impresionante.

null
2.- El ganador masculino del UTMB, D’Haene, estaba en todas las quinielas y era el máximo favorito para muchos. Se puso en cabeza desde el primer momento, corrió muy sólido y rompió la carrera en ese momento crítico, entre las 12 y 14 horas, descolgando a los dos españoles en la subida a Champex Lac y marchándose solo a meta sin más problemas. Merecido ganador por segunda vez del UTMB, que está haciendo una temporada extraordinaria y que probablemente se verá reconocida con el primer campeonato del Ultra Trail World Tour. Si no fuera por Kilian Jornet, habría que reconocerle como el mejor corredor de montaña del momento. Otros grandes triunfadores de esta edición son X. Thevenard con su triple corona CCC-TDS-UTMB, (¿volverá el año que viene al UTMB?) y el ganador de la CCC, el español Pau Bartolo.

3.- La ganadora femenina, Bosio, también era la máxima favorita en todas las quinielas y la única duda a priori era ver si Nuria Picas daría más guerra que el año pasado. En la segunda parte de la carrera Nuria no fue capaz de aguantar el ritmo y Rory Bosio volvió a transmitir una sensación de superioridad incontestable y va camino de construirse un palmarés del tipo del que tiene ya Lizzy Hawker. Seguimos pensando que Nuria tiene carácter y calidad como para darle mucha más guerra a la norteamericana, pero para ello deberá planificar la temporada con algo más de prudencia y llegar más fresca de piernas al último fin de semana de agosto. En el resto del top5 femenino tampoco hubo sorpresas. Desde aqui también queremos acordarnos de la ganadora de la TDS, la española Teresa Nimes acompañada por Nerea Martínez en el tercer puesto. Gran podium español el de la TDS femenina.

4.- La armada española brilló, aunque pensábamos que lo haría algo mejor. Luis Alberto, nuestro favorito, tuvo que retirarse por problemas digestivos. Era el único que había ganado a D`Haene en un ultra este año, en el campeonato del mundo de ultratrail en Chamonix, y una vez que se quedó fuera de carrera el francés se marchó y no encontró rival en Iker y Tofol, que completaron el podium. En el top 10 ya no encontramos a ningún otro español (los franceses metieron tres), con el 11º puesto para Diego Pazos, el 13º para Iraizoz, el 15º para Tidd y el 21º para Jabi Domínguez. Si en 2013 cerramos la participación española con dos victorias (Toti Bes en CCC y Arnaú Julia en TDS) y un 45% de podiums (8 de 18 posibles) este año han sido también dos victorias (Teresa Nimes en TDS y Pau Bartolo en OCC), pero solo un 37,5% de podiums (9 de 24 posibles). Seguimos siendo, junto a Francia y (un escalón por debajo) Italia, una de las principales potencias en este deporte y eso es algo que nos alegra y que crea afición.

5.- La maldición de los corredores de Estados Unidos sigue inamovible. El único americano en el top 10 fue Jason Schlarb que llegó en 11ª posición a Courmayer y en la segunda parte de la carrera fue recogiendo cadáveres hasta llegar en 4ª posición. Krupicka intentó hacer su carrera de menos a más, pero en el km 140, en el avituallamiento de Trient, tuvo que parar y descansar durante más de tres horas y alli se acabaron sus opciones. Olson, Foote y Dakota abandonaron y Dylan Bowman ni siquiera tomó la salida.

6.- La marca que patrocina esta carrera, The North Face, consigue una gran repercusión mediática poniendo su logo junto a la mejor carrera del mundo, pero por otro lado, los mejores corredores están patrocinados por Salomon y eso hace que gran parte de la visibilidad de este evento lo acapare su competencia directa. Esto ha sido especialmente llamativo este año, con un podium acaparado por tres corredores de Salomon y una escasísima presencia de los corredores de TNF en los primeros puestos. Afortunadamente para ellos la doble campeona femenina corre patrocinada por TNF y su éxito compensa parcialmente el descalabro masculino.

7.- Me sigue pareciendo impresionante el pelotón de populares que pasa una segunda noche en carrera, que sobrepasan ampliamente las 35-38 horas de esfuerzo continuado y que llegan a Chamonix a lo largo de la mañana del domingo. Es difícil imaginar el grado de esfuerzo y cansancio que conllevan esos tiempos, distancias y desniveles. De los dos populares a los que seguimos en el UTMB, ambos con ambiciosos objetivos de llegar en torno a las 30 horas, ambos terminaron la carrera y ambos compitieron por su objetivo hasta el km 140 en Trient, punto a partir del cual tuvieron que bajar el ritmo y completar los 28 km finales en 9-10 horas. Problemas musculares y digestivos, pájaras, dolores en los pies, etc… condicionaron el ritmo final para acabar en 35-36 horas, pero con la enorme satisfacción de haber peleado la carrera y haber terminado semejante aventura. Enhorabuena a los dos!!. Luis Arribas, sin embargo, tuvo que abandonar en su intento de CCC ¡Ánimo y a por la siguiente!.

8.- El seguimiento a través de las páginas de la organización con sus tiempos y su streaming de video está bien, pero mejora bastante si te conectas al twitter de @iRunFar y de @moxigeno, que están alli, a pie de camino, cuelgan fotos y nos cuentan los entresijos, lo que las cifras no transmiten. Sin embargo, en este apartado de la cobertura y seguimiento del UTMB lo que supone una gran novedad ha sido el programa especial de Territorio Trail, kilómetro y resultado, que ha hecho una ultra-retransmisión deportiva durante más de 12 horas para contarnos lo que estaba sucediendo en cada momento. La iniciativa ha sido fantástica y la acogida extraordinaria, colapsando la capacidad de streaming online de la radio y consiguiendo que muchos nos tuviéramos que quedar con las ganas de seguir el programa… eso se llama morir de éxito y esperamos que se repita más veces. Solo es necesario que se enteren los de Salomon, The North Face, Vibram, Buff, etc y con su publicidad y recursos mejore el streaming y, en consecuencia, las audiencias. Alfonso se pondrá con ello para el UTMB 2015, que seguro que se realizará desde Chamonix.

9.- La llegada de Iker Karrera y Tofol Castanyer ha sido una de las grandes imágenes de esta carrera y una característica de este deporte que no es fácil ver en otras disciplinas. Compartir la entrada en meta es una peculiaridad de este deporte donde todavía hay cosas más importantes que el puesto, el palmarés y la pura competición. Correr por la montaña es algo diferente y eso todavía lo vive la élite de este deporte. No se cuánto durará, pero mientras ocurra disfrutemos de todo lo bueno que conlleva este hecho y dejemos que nos emocione. Algunos lo pueden criticar y razones hay para ello, pero poniéndonos en el lugar de los protagonistas, después de haber estado recurriendo durante día y noche senderos, collados y glaciares, después de haber compartido la carrera bajo la lluvia, los desfallecimientos y recuperaciones, después de haber perdido contacto con la cabeza de carrera, siendo compatriotas y compañeros de equipo, creo que somos muchos los que hubiéramos hecho lo mismo. Es mejor entrar juntos como amigos y disfrutando el momento, que sufrir para descolgar al otro que, de esta manera, acabaría siendo solo nuestro rival.

10.- Después de UTMB ¿sabemos quien es el mejor corredor de ultras de la temporada?. Respuesta corta: no, todavía no. Desde una perspectiva europea debería ser el ganador del Ultra Trail World Tour o el ganador de las Skyrunner World Series de la ISF en su versión UltraSky Marathon. De esta manera la cosa estaría entre Ryan Sandes, D’Haene y Kilian Jornet. Después de ganar el UTMB y el Ultra Trail del Monte Fuji al francés D’Haene solo le queda hacer un buen puesto en la Diagonale Des Fous para, previsiblemente, proclamarse campeón del primer Ultra Trail World Tour. No olvidemos que el año pasado ya fue el ganador de dicha carrera. Si D’Haene no consiguiera un buen resultado en esta última carrera el campeonato sería para Ryan Sandes, que con tres resultados (victoria en Transgrancanaria, 2º en Ultra Trail del Monte Fuji y 5º en Western States) es el primer clasificado provisional. Por otro lado, Kilian Jornet ya se ha proclamado campeón de las Skyrunner world series en versión Skyrace (30-40 km) con sus victorias en Zegama, Dolomites y Sierre Zinal y aspira a ganar también en la versión UltraSky tras su 2º puesto en Transvulcania y su victoria reciente en Kima. Para ello necesita ganar a Sage Canaday el próximo 13 de septiembre, en la última prueba del circuito, la americana The Rut con 50 Km y D+3000, una mini-ultra en la que Canaday le puede dar guerra a Kilian, aunque creemos que no tanta como para ganarle después de las últimas exhibiciones que le hemos visto dar al corredor catalán. En este punto hay que destacar que Kilian Jornet también tiene previsto correr en la Diagonale Des Fous que, de esta manera, se va a convertir en LA CARRERA. En la isla de Reunión se va a decidir el circuito de ultradistancia “de verdad”, el UTWT (el de la ISF serán carreras con prestigio y muy técnicas, pero no son muy “ultras”, la verdad) y, sobre todo, va a ser la oportunidad de ver competir cara a cara a D’Haene con Kilian Jornet, algo muy atractivo para los aficionados. Son los dos corredores más en forma del momento, son los más que probables campeones de los dos principales circuitos de ultratrail, son los dos últimos ganadores de esta carrera (D’Haene en 2013 con 22h 58 minutos y Kilian en 2012 con 26h 33 minutos) y es el ultra que cierra la temporada, broche de oro por su dureza (164 km y D+9917) y su prestigio. Por todo ello, desde mi punto de vista, el ganador del Grand Raid de la isla de Reunion se podría considerar el mejor corredor de ULtras de 2014 (siempre y cuando corran los dos favoritos). En cualquier caso, un final de temporada muy interesante con todo por decidir y con un carrerón de lujo el último fin de semana de octubre.

Nota: A la hora de considerar quien puede ser el mejor corredro de ultras de este año también deberíamos tomar en cuenta a Rob Krar, ganador de Western States y Leadville, pero estamos en España (Europa) y nos gusta más la perspectiva europea de las carreras de montaña. Ojalá el año que viene Rob Krar participe en el UTMB y le veamos competir contra franceses, españoles y el resto de corredores del panorama actual. Sería un aliciente más y volveríamos a comprobar hasta que punto los grandes corredores norteamericanos son capaces de dar guerra a los europeos (a Kilian ya le hemos visto ganar Western States y Hardrock).