Comienza el 2016

Comienza este nuevo año y me parece una oportunidad perfecta para retomar el blog y volver a dejar por escrito mis experiencias como corredor de montaña.

Las dos primeras cosas que he hecho este año relacionadas con este mundillo ha sido:
1.- Hacer la preinscripción para la Travesera de Picos (4€) y
2.- Pagar la cuota anual de socio de la ITRA, la International Trailrunning association (5€).

Lo de la Travesera es una buena locura para empezar el año. Carrera durísima (74 Km. 6.560 D+) que se celebrará por decimotercera vez el próximo 11 de junio. Como no puede ser de otra forma, atravesando los Picos de Europa, recorre paisajes montañeros de impresión con tramos muy técnicos y desniveles de esos que hacen temblar las piernas… literalmente ;). Pero lo más importante es que la Travesera tiene el principal ingrediente que necesito a la hora de querer participar en una carrera ultra: ME MOTIVA.

Neveros en la collada bonita de Travesera de Picos

En los últimos años, con la burbuja del trail que estamos viviendo, las que las plazas disponibles en esta carrera son insuficientes para toda la demanda que tiene y se hace necesario un sorteo, que será el próximo 21 de enero. Si, finalmente, soy agraciado con un dorsal para la Travesera, le dedicaré una entrada completa a esta carrera.

Y, por otro lado, lo de pagar la cuota de la ITRA es poner mi granito de arena para apoyar una organización que me gusta como enfoca el mundo del trail y como va aglutinando en torno a ella un mundo tan diverso como es el de correr en el medio natural, atendiendo a distintas distancias, estilos y dificultades. Me gusta su página web, su índice de rendimiento, su evaluación y clasificación de carreras, el campeonato del mundo que organizaron este año 2015 y también me gusta, por qué no decirlo, que su cuota de inscripción es -5€- perfectamente asumible por cualquier economía. Esto es una importante diferencia con otras organizaciones (léase federaciones) y, de esta manera, tampoco te tienen que ofrecer a cambio mil (pseudo)servicios que nunca vamos a utilizar. En definitiva: me gusta la Itra y como va haciendo las cosas y estoy dispuesto a pagar 5€ anuales en su apoyo.

Logo de la Itra

Información y periodismo en el trailrunning

Periodismo actual

Este miércoles, 29 de octubre, en el programa de radio Territorio Trail, tenemos un nuevo Traildebate. Uno de los puntos que se va a tratar es la OBJETIVIDAD EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN: “Promoción y buenas palabras de unas carreras, silencio o críticas negativas sobre otras, pruebas de material siempre positivas… ¿Estamos bien informados?”

La pregunta es buena. La reflexión sobre el tema puede ser muy interesante y el debate promete mucho. Tanta ha sido la polémica durante el verano en torno a este asunto que he tenido ocasión de darle un par de vueltas y por eso dejo aqui mis reflexiones. Quien quiera puede comentar:

En primer lugar, y como punto de partida, quiero decir que a mi me da igual el título que tiene el que edita una página web, el que escribe un blog, el que hace un programa de radio o escribe un artículo en una revista. No me importa si es periodista o fontanero, pero si me importa que haga las cosas bien y me gusta que se distinga perfectamente lo que es información de lo que es opinión. Hay periodistas que manipulan la realidad a su antojo (o al dictado de los que pagan) y comunicadores sin título de periodistas que trabajan con honestidad y que respetan a la “audiencia” ofreciéndole información fiable y opinones que merecen la pena escuchar.

¡Tengo una exclusiva!

A la información, para que sea fiable, le pido al menos dos cosas: que sea veraz e independiente.

En relación a la veracidad, quiero que se me cuenten hechos ciertos y bien contrastados (no rumores ni cotilleos), que la noticia esté bien documentada y que en el análisis de las causas y consecuencias se busque la objetividad y el rigor. Cuando por razones de alcance o trascendencia la noticia se deba trasmitir de forma urgente y, por lo tanto, no esté bien contrastada; por lo menos me gustaría que se citara cuál es la fuente y las posibles limitaciones. Es insoportable el abuso de las notas de prensa que vemos en muchas páginas web y revistas, que no hacen más que repetir y repetir lo que las organizaciones y marcas quieren que se difunda a modo de verdad oficial. Cuando te encuentras con el mismo texto en tres o cuatro medios te acabas preguntando: ¿se trata de informar o de ser el altavoz de la oficialidad?

Y, avanzando más en este asunto de la independencia del periodismo, a la información le pido también que sea imparcial y que no esté al servicio de intereses ajenos (comerciales o económicos fundamentalmente) porque eso, al fin y al cabo, es una forma de publicidad más o menos encubierta. En el ámbito de la medicina, donde me muevo profesionalmente, es imprescindible que cuando haces una comunicación científica (en una revista o en un congreso) se realice una declaración de conflicto de intereses mediante la cual se hace público tus relaciones con la industria que te proporcionan patrocinio, mecenazgo o una compensación económica de cualquier tipo. Esta declaración de conflicto de intereses no se suele ver en los análisis de material que se leen en las webs españolas (reconozco que si que lo he podido encontrar en algunas webs americanas) y es una cuestión fundamental de honradez, transparencia e independencia. Esta es la única manera de poder valorar cuánto puede haber de información y cuánto de publicidad “encubierta”.

En el mundo del trailrunning, y del running/outdoor por extensión, vemos como hay muchas páginas web que ofrecen noticias sobre la actualidad y análisis de material, pero en realidad la mayoría lo que ofrecen son meras notas de prensa sin añadir un análisis serio y “profundo” de lo que sucede, de las causas y consecuencias, de las implicaciones y problemas asociados… ¿qué pasa con el doping, con los conflictos medioambientales de las carreras de montaña, con los intereses de las marcas a través de corredores y carreras, con competiciones adulteradas, mal reguladas o hipertrofiadas? ¿qué podemos esperar de este deporte en el futuro inmediato? ¿va a seguir el camino del triatlón?… Nada de todo esto se suele analizar y encontrar algo escrito sobre estos temas resulta una rareza en las webs y revistas del sector. A menudo lo que leemos son artículos superficiales con los mismos tópicos de siempre, todo políticamente muy correcto, con alabanzas y aplausos a organizaciones, marcas y federaciones. Para leer críticas negativas, saber que organizaciones no funcionan o que carreras no merecen la pena acaba resultando más útil leer las opinones personales de corredores particulares en pequeños blogs o en redes sociales… ¿no debería haber un periodismo que se encargara de ofrecer esa información con independencia y valentía? ¿nadie quiere asumir el riesgo de ser “antipático” contando la verdad?

En relación a los análisis del material podemos decir algo muy parecido: casi nunca sabemos cuándo el material analizado ha sido proporcionado por las marcas y asi no podemos valorar hasta que punto el probador se ha enfrentado al material testado con independencia y libertad para valorarlo “sin vasallajes”. Asi podemos encontrar análisis exhaustivos y bien hechos y otros que son como un publirreportaje y deberían ser considerados como una forma de publicidad… Y en todos esos análisis de material: ¿dónde están los datos objetivos de lo que realmente aporta una nueva tecnología o una mejora? ¿no tenéis la sensación de que muchas veces nos venden humo y los análisis de las páginas web y revistas dan cancha a esas tecnologías esotéricas con nombres de puro marketing (extrem frixion traxion superbust puretrail citygrit) que las marcas nos pretenden vender como si fueran la panacea de todos los males? Cuántas veces ese pretendido avance no es más que una moda “sacaeuros” que pocos años después se desvanece sin más, como parece que puede llegar a pasar con el barefoot… Eso si, con la gracia de que las marcas nos habrán vuelto a vaciar los bolsillos mientras éramos guiados hacia la luz por esos gurús de los “análisis patrocinados”. Especialmente llamativo es el mundo de los suplementos nutricionales, geles, barritas y ayudas variadas que siempre prometen mejorar el rendimiento, acelerar la recuperación o librarnos de las peores lesiones… este es un asunto en el que hay más paraciencia que en un tratado de homeopatía.

Y luego, para terminar, frente a la información objetiva está su prima: la opinión. En esto es evidente que cada uno puede tener la suya, contarla si le viene en gana y libres somos nosotros de leerla y compartirla o no. El caso es que, en ocasiones, encontramos opiniones bien fundadas y argumentadas, que se apoyan en información de calidad contrastada y que consiguen interpretar la realidad de forma más aguda e inteligente que otras. En esos casos uno disfruta leyendo opiniones asi y la carga de subjetividad que toda opinión conlleva no me molesta en absoluto. Y, aún diría más, agradezco cuando la opinión de alguien experto asume también una cierta denuncia, un punto de vista que se aparta de la “verdad oficial” o un compromiso con una forma de hacer las cosas o con una postura ética que, ya no se puede pedir más, resultan coherentes con sus actitudes y actuaciones. En esos casos me quito el sombrero y vaya desde aqui mi mayor admiración por aquellos que son capaces de opinar con sabiduría, libertad, independencia y compromiso… ¡ole!

Todo esto, por supuesto, no es una cuestión que afecta en exclusiva al trailrunning y es evidente que se puede aplicar a muchos otros ámbitos (bicicletas, motos, material de fotografía, etc…) donde los intereses comerciales acaban invadiendo toda la información y los aficionados somos tratados como meros consumidores, no solo por las marcas, sino también por los medios de comunicación. Afortunadamente con Internet las fuentes de información se multiplican y todos podemos publicar información de primera mano, análisis basados en la vida real y experiencias con las que contrastar la versión oficial. Eso si, el esfuerzo para distinguir la paja y el grano puede ser agotador.

UTGS: Merece la pena. Crónica del Ultra Trail Guara Somontano

UTGS 2014

El UTGS de 2014 es el segundo ultra trail en el que participo y, de nuevo, ha resultado una gran experiencia deportiva y humana. En una carrera asi se disfruta y se sufre durante mucho tiempo, se experimentan sensaciones muy intensas y, lógicamente, se aprende mucho de todo ello. Sigo pensando que es una locura participar en estas pruebas, pero la locura del atrevimiento, esa osadía un poco inconsciente, también tiene su recompensa (y su riesgo) y lo que se encuentra corriendo y andando por la montaña durante 18 horas no se encuentra en un 10K, en un maratón de asfalto o en un alegre paseo por el campo. Por todo eso sigo pensando que merece la pena meterse en estas aventuras, aunque siempre preparándose bien y respetando a la montaña.

La carrera discurre por un entorno natural impresionante: la sierra de Guara en el Somontano es un lugar precioso, mucho más mediterraneo de lo que uno podría esperar del prepirineo oscense con sus Olivos, Viñas y Cipreses, con sus zonas de Encina, sus Pinares y su bosque bajo de Boj. Junto a ese aspecto que recuerda a la Toscana, tenemos los distintos cañones, (el descenso de cañones o barranquismo es lo que da la fama a Guara), los impresionantes cortados, formaciones de piedra de lo más sugerentes y un recorrido de lo más variado. Y por si el entorno natural fuera poco, nos encontramos con los pueblitos de la zona, entre los que cabe destacar Rodellar y Alquezar. Este último, en el que se sitúa la salida y la meta de la carrera, es un auténtico pueblo medieval de piedra, perfectamente conservado/restaurado, con castillo y colegiata, grandes casonas, placitas y callejuelas y, sobre todo, con un emplazamiento espectacular que lo hace parecer un pueblo salido de un cuento.

Además del entorno de la carrera me gustaría destacar la organización y los voluntarios. Se percibe el cuidado y la dedicación puesta en mil detalles de la organización. Hay un equipo de gente pensando en los corredores y acompañantes, hay un grupo de voluntarios que permanentemente aporta buen rollo a la carrera. Cualquier pequeño fallo que pudiera haber se disculpa porque destacan mucho más todos los aspectos positivos de una carrera bien organizada y al servicio de los corredores. En ningún momento tienes esa fea sensación de ser un numerito en unas cuentas de negocio. Esta carrera, de momento, conserva ese toque familiar y cercano que tanto nos gusta a los que vamos a correr al monte. También por esto merece la pena acercarse a Guara a correr.

En nuestro caso salimos de Madrid el viernes por la tarde. Volvíamos a correr Andrés y yo juntos y nos acompañaban nuestras chicas que se prestan a participar en estas aventuras a pesar de que las ven como una locura (gracias, Bea y Nieves, vuestro apoyo es fundamental). Llegamos a recoger el dorsal por los pelos y nos fuimos a Colungo, un pueblo a 9 km de Alquezar a cenar y a dormir. Desde aqui aprovecho para recomendar buscar alojamiento en el mismo Alquezar, que simplifica mucho toda la logística de desplazamientos. Para eso hay que ser previsores y reservar con (mucho) tiempo porque Alquezar no deja de ser pequeño y, aunque tiene una buena oferta para dormir, en un fin de semana como este se agotan las plazas y te puede acabar pasando como a nosotros que el único alojamiento que encontramos fue en Colungo. En cualquier caso pudimos cenar bien y meternos en la cama a una hora aceptable para dormir algo menos de 6 horas que es algo aceptable.

Preparados-para-salir

Recogiendo el dorsal y ya en la salida

Llegamos bastante justitos a la linea de salida, dejamos las mochilas que la organización traslada a Rodellar, nos pusimos nuestros frontales y nos metimos en el corralito de salida. No hubo ningún tipo de revisión de material, aunque no es problema para nosotros que somos escrupulosos con el reglamento. Todavía era noche cerrada en Alquezar cuando estábamos reuniéndonos en la salida los 300 de la Ultra Trail. Con una temperatura muy agradable y el ambiente épico que aportan los frontales encendidos, la música del último Mohicano y la animación de Depa, se dió la salida a las 7 AM. A lo que piensen en ir rapidito les recomiendo que se pongan bien al principio porque tras el callejeo por Alquezar la carrera entra en un sendero descendente en el que se forman tapones y en el que es difícil adelantar. Tras una pequeña bajada se ataca el primer ascenso y las primeras crestas camino de Asque. Con la salida a las 7 AM uno de los primeros momentos mágicos de la carrera es asistir al amanecer estando en carrera, apagando el frontal y empezando a disfrutar de las vistas.

En el primer avituallamiento, en Asque, ni siquiera paramos. Es pronto, llevamos los bidones llenos y todavía no necesitamos descansar. De vuelta a Alquezar pasamos por otro de los momentos especiales cuando recorremos la ruta de las pasarelas y subimos por un pequeño sendero remontando el cañón del Vero. No es frecuente correr por unas pasarelas metálicas colgadas de una pared de piedra vertical sobre un río de aguas turquesas. Esos momentos son de los que se quedan grabados en la memoria.

Disfrutando en carrera (cortesía de Koruphoto)

Llegamos a Alquezar, avituallamos con tranquilidad y volvemos a ponernos en marcha. En ese momento llevamos un pequeño adelanto sobre el horario previsto, la temperatura es agradable y todavía vamos frescos. En el siguiente tramo se pasa por las balsas de Basacol, lugar que parece una localización cinematográfica de “Mucho Ruido y Pocas Nueces”, la película de Kenneth Branagh rodada en la Toscana. Con sus cipreses y el reflejo del agua el sitio invita a pararse y disfrutar de aquello con calma.

Bastoneando en los ascensos (cortesía de Andandaeh)

La ruta continúa por el camino natural de Somontano, la mayor parte del tiempo por senderos entre bosques de matorral bajo y alguna zona de encina, avanzamos sin problemas hasta el avituallamiento de Viña, donde seguíamos ganando tiempo al plan previsto, con la idea de seguir caminando en subida y corriendo en los descensos. Una vez pasado el avituallamiento de Viña bajamos hasta cruzar el Isuala por el bonito tranco de las Olas y, tras unas rampas duras por sendero, llegamos al collado de las Almunias donde nos esperaban nuestras chicas en el primer encuentro del día.

2014-10 ultra guara PA041082

Cruzando el tranco de las Olas

Era momento de comer, beber, refrescarnos un poco y recuperar de cara a la subida que nos esperaba. Habíamos llegado con algunos minutos de adelanto sobre el plan previsto, pero mi compañero, Andrés, ya empezaba a notar que las piernas no iban como debían y a mi el calor me estaba dificultando correr en los tramos de bajada asi que recargamos bien los bidones, comimos una buena cantidad de fruta y volvimos a ponernos en carrera.

A partir de ese momento el calor fue aumentando y eso fue lo más duro de toda la carrera. Desde el collado de las Almunias hay una gran subida hasta la cresta de la sierra de Balced, que la hicimos andando a buen ritmo. Aunque se hizo larga no lo llevamos mal y no nos adelantó nadie en esta parte. Una vez completada la ascensión esperábamos poder hacer toda la bajada hasta Rodellar corriendo, pero la dificultad del terreno, la gran pendiente de algunos tramos y el calor que cada vez apretaba más nos obligaba a bajar el ritmo cada poco rato.

141004-ultra-trail-guara-somontano-p2-006

En el ascenso al collado de las Almunias (cortesía de Andandaeh)

Finalmente llegamos a Rodellar donde volvían a estar nuestras chicas para animarnos y donde teníamos la mochila con las cosas de cambio. Agradecimos mucho poder descansar a la sombra, comer bien y beber en abundancia. Recuerdo especialmente una cerveza bien fría que me tomé y que ninguna isotónica podrá igualar nunca 😉

Aprovechamos para cambiarnos de camiseta y calcetines y para revisar la mochila de cara a la segunda mitad de carrera en la que cogeríamos la noche. En este punto Andrés olvidó coger su segundo frontal con pilas de repuesto. Aquel detalle que a mi me pasó inadvertido, a posteriori, se convirtió en un asunto trascendental para su carrera.

La puesta en marcha después de una parada larga en estas carreras es un momento complicado porque hace falta volver a coger ritmo, recuperar sensaciones y valorar si las molestias/dolores son normales o el principio de una posible lesión. Además este era un tramo duro con dos grandes ascensos y 14 km hasta el siguiente avituallamiento.

Una vez bajada la temperatura en el avituallamiento de Rodellar, volvía a encontrarme bien y con ganas de correr en el terreno favorable, pero en seguida vi que mi compañero iba sufriendo. Era preocupante ya que todavía no habíamos llegado al km 50 y había mucho por delante, asi que tocaba regular con mucho cuidado.

IMG_2718

Subiendo hacia la Ciudadela (Cortesía de Monrasin)

Tras la primera ascensión, Andrés me confirmaba que las sensaciones no eran nada buenas y que empezaba a plantearse olvidar tiempos y fijar como objetivo acabar a la hora que fuera. Yo intentaba animarle y animarme a mi mismo: el calor nos estaba castigando mucho, subir en esas condiciones se hacía penoso y teníamos la impresión de que íbamos muy lentos, pero la realidad es que casi nadie nos había adelantado subiendo en las dos últimas ascensiones.

El problema vino en la bajada por el barranco de Andrebod, ya en la sombra y con posibilidades de trotar y soltar las piernas, cuando tampoco en esos tramos estaba bien para correr. Ahí ya si que empezaron a adelantarnos corredores y empecé a ver que nuestra carrera empezaba a cambiar. Hasta ese momento fuimos siempre con un pequeño adelanto sobre el horario previsto, pero a partir de ahi empezamos a retrasarnos poco a poco, con el agravante de que las sensaciones no mejoraban y el calor nos seguía castigando.

Afortunadamente pudimos acercarnos a la fuente del Mascún donde nos pudimos refrescar, beber y recargar los bidones. Aunque el terreno no era muy duro, con el sol pegando en todo lo alto, renunciamos a correr y decidimos avanzar andando a buen ritmo intentando tomar como referencia el ritmo que llevamos en el tramo hacia la Casa de la Pesca del TP80.

La segunda subida de este tramo se hace por un camino que va ascendiendo en zetas rodeados por un paisaje de rocas increíble, conocido como la ciudadela. Aqui se puede ver el Delfín (ventana natural en la roca), la cuca de Bellostas y muchas formaciones espectaculares.

Escalador en El Delfín (cortesía de Monrasin)

Subiendo hacia la Ciudadela (cortesía de Monrasin)

A pesar de intentar ir regulando el ritmo para ir juntos, en cuanto dejaba ir las piernas nos íbamos separando y, finalmente, en la segunda mitad de la subida, acabé perdiendo de vista a mi compañero pensando que una vez terminada la subida me alcanzaría.
Poco después, en terreno más favorable, me alcanzó el corredor con el dorsal nº 89, que me animó a correr “para que los kilómetros pasaran rápido” y fue asi como llegamos con muy buenas sensaciones al avituallamiento intermedio de Otín donde volvimos a beber y a rellenar los bidones. Alli decidí parar a esperar a mi compañero que imaginaba que estaba a punto de llegar. Fueron pasando corredores y empecé a preocuparme por el retraso. Finalmente, casi 20 min después, apareció Andrés. Llegaba decidido a abandonar en el siguiente avituallamiento tras llegar con las fuerzas justas, haber sufrido dos episodios de mareo y con la motivación muy tocada tras haber recibido también una mala noticia ajena a la carrera. Intenté animarle, que bebiera y comiera un poco más para intentar convencerle de que esos malos momentos pasan y que tocaba aguantar hasta recuperar, pero no le vi muy convencido y me insistía en que hiciera mi carrera y me fuera a mi ritmo. Salimos juntos de Otín y en la siguiente ascensión volvíamos a hacer la goma y en cuanto ponía el ritmo que me pedían las piernas, Andrés se quedaba atrás y tocaba parar un poco a esperarle. Finalmente, viéndole decidido a abandonar y que a ese ritmo acabaría la carrera muy entrada la madrugada, cogí mi ritmo y empecé a trotar de nuevo en los descensos y a forzar el paso en las subidas con muy buenas sensaciones.

Llegué al avituallamiento de Letosa con 60 minutos de retraso sobre el plan previsto, habiéndome separado de mi compañero y decidido a terminar lo antes posible. Fueron momentos complicados para la cabeza, con 45 km por recorrer en solitario, algo que no me había ocurrido hasta ahora y, lidiando con las mil dudas de si debía haber esperado más a mi compañero para terminar juntos por encima de todo. Sabía que acompasar el ritmo para terminar un ultra juntos no es nada fácil, pero ya lo habíamos hecho en el TP80 y pensaba que volvería a ser asi. No había anticipado esta posibilidad y esta situación no estaba en mi “hoja de ruta” (en realidad me había preparado más bien para la situación contraria, la de ser yo el que se viera en la tesitura de abandonar). El caso es que no hacía más que darle vueltas a este asunto y, aún ahora, es una de las cosas que más veces repaso de esta carrera.

IMG_7655

Corriendo hacia Bellostas

Los 7 km desde Letosa hasta Bellostas, ya con menos calor, me salieron a muy buen ritmo y pude recuperar 15 minutos de tiempo perdido. Allí llamé por teléfono a nuestras chicas para que supieran que Andrés y yo nos habíamos separado y que su idea era abandonar en el siguiente avituallamiento.

Quizá lo más importante de ese momento fue que en el avituallamiento de Bellostas me volví a encontrar con el dorsal 89, Jose Ignacio, con el que había bajado corriendo hasta Otín. Tras comer y beber, saqué el frontal de la mochila y lo puse a mano porque era previsible que la noche nos cogiera antes del siguiente avituallamiento y salimos de Bellostas tres corredores juntos: Amado, Jose Antonio y yo. Fuimos alternando ratos de trotar en terreno favorable con otros de caminar en los ascensos, hablando de mil historias, animándonos y llevando la cabeza positiva, centrada en terminar y en disfrutar de este tramo final de carrera. Una vez que el sol se puso, cedió el calor y pudimos disfrutar de una temperatura ideal por lo que seguimos en manga corta sin problemas. Encendimos nuestros frontales y continuamos avanzando por terrenos mucho más sencillos que los anteriores, pistas más fáciles de correr y con desniveles más suaves. Asi llegamos al avituallamiento de Pedro Buil desde donde salimos corriendo largos ratos en descenso y cada vez más animados por la proximidad de la meta. Fue en ese momento cuando decidimos que llegaríamos juntos a meta si no ocurría nada excepcional. En este tramo nocturno fuimos avanzando en una sucesión de pequeños repechos que no sabíamos identificar en el perfil de la prueba y que poco a poco nos acercaron hasta el siguiente avituallamiento, el penúltimo ya.

Cuando llegamos al avituallamiento de Mesón de Sevil nos recibieron con mucha animación y un caldo caliente para el que quisiera. A falta de menos de 20 km para meta, ya sabíamos que teníamos la carrera hecha, solo faltaba el último arreón por un terreno bastante favorable, con largos tramos de pista en descenso que permitían correr bastante (si las fuerzas acompañan). Nuestros pobres músculos, castigados y fatigados, estaban diciendo basta y no era fácil mantener el trote durante ratos largos asi que fuimos al mejor ritmo que nuestras piernas nos permitían avanzando hacia Radiquero, penando cada vez que el camino se ponía cuesta arriba, pero sabiendo que, poco a poco, estábamos más cerca del objetivo.

En Radiquero me volví a encontrar con nuestras chicas. Ese encuentro y un poco de chocolate templado era el empujón que me faltaba para afrontar con optimismo los últimos cinco kilómetros de recorrido. Allí fue donde me dijeron que Andrés se había recuperado un poco y que había seguido en carrera, pero que cuando anocheció se dio cuenta de que no había cogido el segundo frontal y pensando que la batería del frontal principal no le daría para terminar, decidió ir en “modo ahorro”, apagando el frontal en los tramos en los que la luna iluminaba de forma suficiente, con la mala fortuna de que se hizo un esguince de tobillo y, aunque intentó continuar, no conseguía andar con estabilidad y el tobillo se le volvió a doblar en varias ocasiones hasta obligarle a abandonar en Pedro Buil. Alli estuvo en un coche de la organización hasta que pudo ser evacuado hasta Alquezar unas horas más tarde. Una pena.

Salimos de Radiquero, afrontamos la última tachuela de subida por pista y bajamos como pudimos hasta Alquezar. Aunque los kilómetros ya no pasaban nada rápido, cada vez íbamos más animados con el olor a meta, la vista de Alquezar iluminado y las ganas de terminar.

Entrar en el pueblo, recorrer trotando los últimos metros entre aplausos y hacerlo los tres juntos fueron sensaciones estupendas, que en mi caso seguían algo empañadas por no haberlo podido hacer con Andrés. Finalmente una de las cosas más graciosas que me pasó fue que, en mi previsión de carrera, había previsto un tiempo final de 18 horas 10 minutos y, finalmente, llegamos a meta en 18 horas 11 minutos… Increíble!! Está claro que soy mucho mejor planificando que corriendo, 😉

IMG_1652

En meta con Amado y Jose Ignacio

En conclusión creo que MERECE LA PENA correr el Ultra Trail Guara Somontano.
En lo personal me ha servido para seguir cogiendo experiencia y aprendiendo a gestionar estas carreras largas de correr-caminar y los ritmos en los que me puedo mover. También me ha servido para afrontar las dificultades de compartir una carrera larga con un compañero y ver como pueden ser las cosas cuando los ritmos son diferentes. Sin embargo creo que esta parte hay que prepararla mejor para tener previstas estas situaciones y facilitar las decisiones en carrera.

Algo muy agradable que me llevo de Alquezar es la experiencia del equipo improvisado que formamos para terminar la carrera. Fue un placer poder hacer tanto camino juntos y compartir esos momentos de esfuerzo final hacia meta, cuando las energías ya van muy justas y la compañía y toda palabra de ánimo se agradece tanto. Gracias Jose Ignacio y gracias Amado… ¡inolvidable experiencia la entrada en meta juntos!

Este UTGS me sirve también para confirmar que el material utilizado me va muy bien: Brooks Cascadia, calcetines North Face y Hoko, mallas cortas Hoko, camiseta de tirantes Hoko y de manga corta HG, bastones y frontal chinorris y Suunto Ambit 2… todos hicieron perfectamente su servicio y no les puedo poner ni una queja. De la mochila no ando tan satisfecho, porque me parece que me deja un poco bajos los bidones y no siempre me acaba de resultar cómoda, aunque no es un problema grave, me gustaría encontrar una mochila más cómoda.

En cuanto a la estrategia de comida e hidratación también me fue muy bien. Fui bebiendo de forma muy constante y rellenando en cada avituallamiento los dos bidones: uno con agua y otro con isotónica que preparaba disolviendo sobrecitos de 41º de Cantio la mayor parte de las veces alternando de forma ocasional con Hydrixir larga distancia de Overstims. Ir variando de isotónica y combinando con agua me ayuda a no saturarme de esos sabores que pueden llegar a cansar. Además en cada avituallamiento procuré comer bastante plátano, alguna naranja, membrillo y alguna chuche. En los avituallamientos de Rodellar y Bellostas me comí un bocadillo de jamón, algo de embutido, patatas fritas y, afortunadamente, todo me cayó estupendamente en el estómago. Con esta estrategia no tuve ningún síntoma gastrointestinal, nada de calambres o pájaras, ningún bajón inesperado o síntomas de deshidratación a pesar de la sudada que nos metimos en las horas centrales del día con la solana que nos pegó. Además, después de la analítica que me hice después del TP80 y sabiendo el aumento tan importante de la CK que suponen estas pruebas que tanto castigan los músculos, procuré continuar hidratando muy bien durante las siguientes 72 horas, comprobando que conseguía una adecuada diuresis tanto en cantidad como en aspecto (orinas claras=tranquilidad).

En conclusión, segundo ultra “a la saca” y, globalmente, acabo encantado con la experiencia: el recorrido, el lugar, la organización, los voluntarios, el ambiente de carrera… todo me ha parecido fenomenal. Ha quedado empañada por el abandono de mi compañero, lo que también nos obliga a aprender y a contemplar estas posibilidades en el plan de carrera previo, que acaba resultando tan importante como el desarrollo mismo el día de la prueba. Volveremos a Guara a desquitarnos y a terminar los dos por todo lo alto 🙂

PD: En cuanto a los resultados de la élite, es fácil encontrar en internet, que el ganador fue Gerard Morales (11 h 8 min) seguido de Zigor Iturrieta y Felipe Artigue, lo que le valió al primero para adjudicarse la Spain Ultra Cup (SUC). En mujeres ganó Alicia Chabeli que también se proclamó campeona femenina de la SUC.

Aqui os dejo un video de la carrera:

Ultra Trail Guara Somontano: calentando motores en la previa

UTGS

Este fin de semana se celebra el VI Ultra Trail Guara Somontano (UTGS). En esta sexta edición se celebrarán de forma simultanea tres carreras en distancias escalonadas desde la Trail de 38 km, la Long trail de 50 km y la ultra trail de 102 km. Esta última será la prueba que cierre la Spain Ultra Cup y en el que veremos quienes son los primeros campeones del circuito de carreras de ultradistancia en montaña con más prestigio de España. Este año, además, la prueba reina ha introducido pequeñas modificaciones en su recorrido que han alargado la distancia de 98 a 102 km con 6.100 m. de desnivel positivo acumulado que podrá ser completado en un tiempo máximo de 24 h. y con el que se conseguirán 3 puntos para el UTMB.

Cartel oficial del UTGS

El UTGS promete un paisaje espectacular por senderos de montaña en el Parque Natural de los cañones y sierra de Guara, con zonas de cañones, pasarelas y variedad de terrenos que la propia organización anuncia como “posiblemente la carrera más bonita de España”. Exagerado o no, la zona de Guara es un espacio natural que merece la pena descubrir y disfrutar, bien sea haciendo descenso de cañones, senderismo o a la carrera como nos gusta a los corremontes.

Entre los favoritos nos vamos a encontrar a Álvaro Rodriguez Barreiro (campeón en dos ocasiones del UTGS en 2011 y 2013), Aitor Iraizoz (también con buenos resultados en la UTGS: 2º en 2013 y 4º en 2011 y 13º en el UTMB de este año), Pedro Bianco (Campeón de las dos últimas ediciones del GTP), Juan Maria Jimenez (2º en el GTP de este año, 3º en la Volta Cerdanya Ultrafons, 4º en TDS 2013 y 8º en TDS 2014), Gerard Morales Ramirez (Actual lider de la Spain Ultra Cup con dos cuartos puestos en Transgrancanaria y Penyagolosa y un segundo puesto en la Volta a Cerdanya, varios top10 en las últimas ediciones de la Cavalls del Vent y la victoria reciente en la Transalpine junto a Emma Roca) y Zigor Iturrieta Ruiz (Habitual de los primeros puestos en pruebas de ultradistancia en montaña, destacan su tercer puesto en UTMB 2010, el 1º en Transgrancanaria 2011 y el 4º en 2013).

De cara a la SUC, los tres corredores que más posibilidades tienen de ganar son Juan María Jiménez, Pedro Bianco y Gerard Morales. Si contamos los dos mejores resultados de cada uno sumarían 358, 340 y 334 puntos respectivamente. Como esta carrera reparte 220, 198 y 176 puntos a los tres primeros clasificados, el campeón de la SUC saldrá del que mejor lo haga en esta carrera, excepto en alguna combinación de resultados (un 1º de Gerard y un 2º de Juan María le daría la victoria en la SUC a este último).

En mujeres la victoria se la van a jugar entre Alicia Chaveli (363 puntos) y Judit Franch (358 puntos) bajo la atenta mirada de la tercera, Sonia Escuriola, que con 286 puntos también llega a esta carrera con alguna opción si las dos primeras pinchan.

En cualquier caso la emoción de llegar a la última carrera del circuito sin el podium decidido le dan un mayor atractivo a esta carrera, juez definitivo del primer SUC. No sería raro que los dos corredores del club CD Neverstop: Juan María Jiménez y Alicia Chabeli acabaran ganando cada uno en su categoría. Por ahi va mi apuesta en este momento. Nada más que una intuición.

Para mi será la segunda participación en una prueba de ultra distancia por montaña y, tras la buena experiencia en el TP80 de este año, supone un paso más en distancia y desnivel ya que en el TP80 hicimos 90 km y D+ 3.700 m. y en el UTGS serán 102 Km y, lo que es más llamativo, un desnivel positivo acumulado de 6.100 m.
La experiencia del TP80 esperamos que nos sea útil para elegir el material, la estrategia de hidratación y alimentación y, sobre todo, para fijar los ritmos adecuados que nos lleven hasta la meta.

Terminando el TP80

Corriendo en el TP80. Última bajada hacia Navacerrada

Quizá el entrenamiento con el que llegamos a esta prueba no ha sido el óptimo porque hemos encontrado ciertas dificultades para salir con la frecuencia y constancia deseable a lo largo del verano y, más aún, en el arranque de curso, pero nos pondremos en la linea de salida con prudencia, confianza y determinación.
Utilizaremos un material muy parecido al que llevamos al TP80 y la idea será correr en llano y en descenso, caminar a buen ritmo con bastones en los ascensos y, aprovechar el perfil favorable del último tercio de carrera para evitar meternos mucho en la noche. La carrera sale a las 7 de la mañana desde Alquezar y, si conseguimos completarla en 18 horas llegaríamos a meta en torno a la 1 de la mañana. Considerando que es nuestro debut en una prueba de 100km se puede considerar un objetivo ambicioso y, probablemente, los tiempos se nos irán más cerca de las 20 horas, pero en esa horquilla queremos movernos y ese sería el objetivo: terminar, hacerlo disfrutando y en un tiempo entre las 18 y las 20 h.
Volveré a repetir estrategia de hidratación, con dos bidones en los que llevaré agua e isotónica bebiendo de forma alternativa. El isotónico será de Cantio, con el que no tuve ningún problema estomacal ni síntoma ninguno de pájara en las 15 horas que estuvimos dándole en el TP80. En el aspecto de la nutrición creo que podemos confiar en los frecuentes avituallamientos que encontraremos en la carrera y, por ser prudentes, llevaremos en la mochila unas barritas de cereales y una bolsita de frutos secos por si nos quedamos sin gasolina en algún momento.

Algunas cuestiones que hacen diferente a esta carrera con respecto al TP80 es que el perfil del TP80 acumula el desnivel positivo en tres grandes ascensiones: Najarra, Reventón-Peñalara y Fuenfría, mientras que en el UTGS vamos a encontrar un perfil más en sierra con una gran sucesión de ascensos y descensos que nos obligarán a estar atentos para cambiar con agilidad de caminar a trotar y viceversa según el desnivel del terreno (y las fuerzas que tengamos).

Perfil del UTGS

Por otro lado también será importante contar con una mochila de cambio en el km 44 de carrera, en el avituallamiento de Rodellar, donde nos podremos cambiar de ropa y calzado si es necesario. Me resulta preocupante que en la segunda parte de esta carrera se atraviesan varios ríos y con certeza tendremos que meter el pie en el agua completamente. A partir de ahi correr con los pies mojados puede ser un problema añadido y ya veremos si no pasa factura en forma de rozaduras o ampollas.

Ya no queda nada. Ya solo falta disfrutar de esta nueva aventura por la sierra de Guara, conociendo sus pueblos, paisajes y gentes. Será oportunidad de encontrar a otros locos de las carreras de montaña que andarán por alli y con los que compartiremos la comida popular del domingo en Alquezar.
Nos vemos en la montaña 🙂

Os dejo un video muy chulo del año pasado grabado por Jean Noel Huillery, que nos sirve para hacernos una idea del terreno que nos espera:

Elegir el calzado del corremontes, visión práctica de un corredor popular

Elegir-zapatillas-para-el-monte

Andrés, buen amigo y compañero de fatigas, colabora con este blog y nos comenta como elegir nuestro calzado de corremontes. Lo hace con un enfoque práctico y desde el punto de vista del corredor aficionado que va en el pelotón de los populares. Somos muchos los que salimos a la montaña sin grandes pretensiones, a pasarlo bien corriendo en entrenamientos y carreras de montaña. Creo que es una experiencia útil y muy bien contada que nos puede servir como punto de partida a la hora de comprar nuestras zapatillas de la mejor forma posible. Además hay que destacar que nuestra opinión no está sesgada por ningún conflicto de intereses: no recibimos material de prueba, ni patrocinio ni compensación alguna por parte de ninguna marca. Ahi va:

Probablemente, junto con la mochila, la elección de unas correctas zapatillas es la clave de un buen desenlace en cualquier competición que tengamos por delante. Además, dada la variedad de oferta que tenemos en el mercado, sea probablemente, aquella parte de nuestro material a la que más tiempo dedicaremos en la búsqueda de información, reviews, charlas con los compañeros de fatigas, etc.
Cuando empezamos en el mundillo, podemos ser de esos que devoran información para hacernos una idea de las características de cada modelo o, también, acudir a una tienda física para dejarnos asesorar y adquirir allí lo que nos recomienden. A veces resulta un lío tremendo manejar toda la información de la red que, en ocasiones, está sesgada por intereses comerciales y tomar la decisión adecuada. En este sentido, disponer de una tienda de confianza es fundamental ya que, si es un buen comercio, sabrán de lo que hablan y proporcionaran ese servicio de ajustar la elección de la zapa a las características del corredor y al uso que se vaya a hacer de ellas.

Coleccion actual de zapas

Mi “colección” actual de zapatillas. Cada vez ocupan menos espacio las zapatillas amortiguadas…

En los últimos dos años, desde que he empezado con las carreras de montaña, llevo alrededor de 15 pares de zapas diferentes, entre asfalteras y de trail y, creo, que he ido haciendo una evolución a la hora de elegir el material, que puede valer a aquellos que llevéis menos recorrido. Por mi parte son tres los factores que considero importantes a la hora de elegir zapatillas:

1.- La pasta, viruta, candela, manteca que nos queramos gastar, que es muy importante y, en los tiempos que corren ajustar por aquí me parece importante. Personalmente y dado mi poder adquisitivo, así como mi nivel competitivo, me duele en el alma desembolsar 120 € en unas zapatillas. Para ajustar precios será importante estar atento a las diversas ofertas que nos proporcionan los modelos de años anteriores. No hace falta ir a la última para disfrutar de un buenísimo material. Aquellos modelos que llevan muchas iteraciones o mucho tiempo en el mercado están más que contrastados en su rendimiento y, por tanto, merece la pena ir a por ellos. Tal es el caso de las Brooks Cascadia, las Saucony Xodus, las Salomon XT Wings en sus versiones previas a las actuales. De esta manera podremos adquirir, si nos lo montamos bien, zapatillas al precio de 60-70 euros sin mayor problema. Un par de recursos en la red muy útiles para este propósito son dos: Fortsu, página comparativa de precios de zapatillas con enlaces directos a las páginas de compra, y Running Warehouse, con su magnífica herramienta de tallaje en la que al meter la numeración en un modelo conocido te proporciona el número del que desees. Si, además, tienes la suerte de que algún amigo o familiar cruce el charco, no he encontrado página cuyos precios puedan competir con Sierra Trading Post.
A veces, modelos que llevan poco tiempo dan magníficas sorpresas, como me ha ocurrido con mi última adquisición, las Salomon Sense Mantra en su primera versión, por 67,45 €, con las que he completado el Trail de Peñalara en su edición de 80 Km y a las que dedicaré un análisis en particular en próximas colaboraciones.

2.- La adecuación de las zapatillas a nuestras propias características, básicamente al peso y al estilo de carrera que practiquemos, más o menos amortiguado. Yo soy un tipo grandote, con mis 80 kilacos, y 1,78 cm, así que, en este sentido, por mucho que quiera correr una ultra de 100 km con una zapatilla “Cero Drop”, no voy a poder y eso debo saberlo a la hora de elegir el material. Sin embargo llevo practicando el minimalismo desde hace año y medio con buenos resultados. Por mis pies han pasado varios modelos minimalistas de trail: de NB, las MT 10 y las MT 110, de Merrell las Trail Glove y por último las Sense Mantra. De asfalto, las Kinvara 3 de Saucony, de las que llevo dos pares gracias a mi amigo Carlos, que me las descubrió y cuyo consejo fue todo un acierto. El último par lo adquirí, cuando ya habían sacado las Kinvara 4, por poco más de 50€ en SportShoes y con él completé la Maraton de Sevilla en 3:23 h. La gente a veces se asusta con esto del minimalismo y me preguntan si no es demasiado correr una maratón con unas zapatillas como las Kinvara. Yo no soy ni un fiera de la técnica, menos aún, cuando estoy cansado, ni un plumilla, y, sin embargo, después de un año de adaptación puedo decir que es perfectamente posible hacer tiradas muy largas con menos amortiguación, como lo atestigua la Marathon de Sevilla con las Kinvara 3 o el TP80 con las Sense Mantra. Esto requiere adaptación, como todo. El año pasado, que también corrí el TP80, pero con las XT Wings creo que no hubiese sido capaz de completarla con las Sense Mantra, como este año. Zapatillas más ligeritas, aún, como las MT110 las dejo para carreras más pisteras, menos técnicas y más cortas como La San Silvestre Trail de Pedrezuela. Esto me da pie para introducir el tercer factor decisivo a la hora de elegir la zapatilla perfecta…

Minimalistas para el monte

Zapatillas minimalistas, desde más amortiguadas (Salomon Sense Mantra: 6 mm drop, en el centro) a lo mínimo (Merrell Trail Glove: 0 drop, abajo), pasando por las NB MT110 (4 mm de drop, arriba)

Zapas minimalistas para el monte

Vista del interior de las Merrell Trail Glove (arriba), Salomon Sense Mantra (centro) y NB MT110 (abajo)

3.- El terreno y distancia de la carrera o entreno. Obviamente esto es un factor muy correlacionado con el anterior. En teoría corredores más ligeros, experimentados y con más técnica de carrera podrán correr distancias más largas y en terrenos más técnicos con zapatillas más ligeras, taqueados más finos, menos amortiguadas y por tanto con suelas más finas, ligeras y que poseen menos agarre y estabilidad. La experiencia será la que nos indique dónde está nuestro límite y la aproximación al mismo habrá que hacerla con tiento y paciencia, de lo contrario, desembocará en un abandono de carrera o, lo que es peor, en una lesión.
Como experiencias propias que pueden servir de referencia puedo aportar alguna que otra. El año pasado caí en el mes de marzo con una lesión en el peroneo lateral corto que casi me cuesta la participación en el TP80. Se debió al desgaste de las MT10 con las que llevaba ya 500 km de entrenos. Los aprendizajes fueron dos: es importante adquirir zapatillas con placa antiimpactos cuando no corremos por pista lisa sin piedras y la vida media de las zapas minimalistas es de 500-600 km. Mis entrenos habituales son por los caminos de Rivas-Vaciamadrid, donde hay mucha piedra angulosa que en las zapatillas minimalistas causan estragos, así que no sólo es el desnivel, sino también es clave el tipo de terreno por el que corramos. La segunda experiencia en este sentido es positiva y más reciente. En el último momento decidí correr el TP80 con las Sense Mantra, después de llevar 150 km de entrenos con ellas, algunos por parajes por los que discurría el propio TP80, y la experiencia fue inmejorable, a pesar de las reticencias y miedos que tenía al principio.

Foto 3

Llegando al Puente del Perdón, en el TP80 de este año.

A partir de aquí cada uno debe hacer su análisis y buscar su propio lugar: tienda física o en la red, zapatilla amortiguada o no, último modelo o versiones ya comprobadas…

Creo que el conocimiento del material va de la mano del conocimiento deportivo de uno mismo y espero que esta reflexión sirva a alguno de guión para organizar el suyo propio. Mi propósito ha sido aportar una visión práctica, aterrizada y absolutamente amateur de la elección de zapatillas, pasando revista a algunas de aquellas dudas que me han ido surgiendo en estos años y cuyas respuestas a veces han resultado de lo más confusas en la búsqueda de información por la red.

¿Qué hemos aprendido del UTMB 2014? Diez puntos clave

UTMB

Como siempre esta carrera nos hace disfrutar y ver como crece este deporte de año en año. Esta edición de 2014 nos deja varias cuestiones a tener en cuenta para entender mejor el panorama corremontes. Hemos seleccionado en 10 puntos todo lo que hemos aprendido con el UTMB 2014:

1.- En primer lugar esta edición de 2014 nos ha traído menos sorpresas de lo habitual, y quizá por ello con algo menos de emoción. Los favoritos han estado consistentes de principio a fin y no encontramos a corredores “desconocidos” en el pudium. Los muchos abandonos entre los élite tampoco lo podemos calificar como sorpresas, ya que sabemos que siempre pasa. La falta de sopresa-emoción ha sido especialmente llamativa en el último tercio de la carrera donde las grandes diferencias entre los corredores de cabeza iban aumentando y, por tanto, cada vez estaban más definidos los podiums masculino y femenino. Mucho más emocionante fue la lucha por el 2º y 3º puesto en la TDS. El nepalí Tamang y el español Toti Bes hicieron la última parte del recorrido separados por poco más de un minuto. Con el cuchillo entre los dientes, acabaron corriendo a un ritmo bestial para una prueba de casi 120 km. Impresionante.

null
2.- El ganador masculino del UTMB, D’Haene, estaba en todas las quinielas y era el máximo favorito para muchos. Se puso en cabeza desde el primer momento, corrió muy sólido y rompió la carrera en ese momento crítico, entre las 12 y 14 horas, descolgando a los dos españoles en la subida a Champex Lac y marchándose solo a meta sin más problemas. Merecido ganador por segunda vez del UTMB, que está haciendo una temporada extraordinaria y que probablemente se verá reconocida con el primer campeonato del Ultra Trail World Tour. Si no fuera por Kilian Jornet, habría que reconocerle como el mejor corredor de montaña del momento. Otros grandes triunfadores de esta edición son X. Thevenard con su triple corona CCC-TDS-UTMB, (¿volverá el año que viene al UTMB?) y el ganador de la CCC, el español Pau Bartolo.

3.- La ganadora femenina, Bosio, también era la máxima favorita en todas las quinielas y la única duda a priori era ver si Nuria Picas daría más guerra que el año pasado. En la segunda parte de la carrera Nuria no fue capaz de aguantar el ritmo y Rory Bosio volvió a transmitir una sensación de superioridad incontestable y va camino de construirse un palmarés del tipo del que tiene ya Lizzy Hawker. Seguimos pensando que Nuria tiene carácter y calidad como para darle mucha más guerra a la norteamericana, pero para ello deberá planificar la temporada con algo más de prudencia y llegar más fresca de piernas al último fin de semana de agosto. En el resto del top5 femenino tampoco hubo sorpresas. Desde aqui también queremos acordarnos de la ganadora de la TDS, la española Teresa Nimes acompañada por Nerea Martínez en el tercer puesto. Gran podium español el de la TDS femenina.

4.- La armada española brilló, aunque pensábamos que lo haría algo mejor. Luis Alberto, nuestro favorito, tuvo que retirarse por problemas digestivos. Era el único que había ganado a D`Haene en un ultra este año, en el campeonato del mundo de ultratrail en Chamonix, y una vez que se quedó fuera de carrera el francés se marchó y no encontró rival en Iker y Tofol, que completaron el podium. En el top 10 ya no encontramos a ningún otro español (los franceses metieron tres), con el 11º puesto para Diego Pazos, el 13º para Iraizoz, el 15º para Tidd y el 21º para Jabi Domínguez. Si en 2013 cerramos la participación española con dos victorias (Toti Bes en CCC y Arnaú Julia en TDS) y un 45% de podiums (8 de 18 posibles) este año han sido también dos victorias (Teresa Nimes en TDS y Pau Bartolo en OCC), pero solo un 37,5% de podiums (9 de 24 posibles). Seguimos siendo, junto a Francia y (un escalón por debajo) Italia, una de las principales potencias en este deporte y eso es algo que nos alegra y que crea afición.

5.- La maldición de los corredores de Estados Unidos sigue inamovible. El único americano en el top 10 fue Jason Schlarb que llegó en 11ª posición a Courmayer y en la segunda parte de la carrera fue recogiendo cadáveres hasta llegar en 4ª posición. Krupicka intentó hacer su carrera de menos a más, pero en el km 140, en el avituallamiento de Trient, tuvo que parar y descansar durante más de tres horas y alli se acabaron sus opciones. Olson, Foote y Dakota abandonaron y Dylan Bowman ni siquiera tomó la salida.

6.- La marca que patrocina esta carrera, The North Face, consigue una gran repercusión mediática poniendo su logo junto a la mejor carrera del mundo, pero por otro lado, los mejores corredores están patrocinados por Salomon y eso hace que gran parte de la visibilidad de este evento lo acapare su competencia directa. Esto ha sido especialmente llamativo este año, con un podium acaparado por tres corredores de Salomon y una escasísima presencia de los corredores de TNF en los primeros puestos. Afortunadamente para ellos la doble campeona femenina corre patrocinada por TNF y su éxito compensa parcialmente el descalabro masculino.

7.- Me sigue pareciendo impresionante el pelotón de populares que pasa una segunda noche en carrera, que sobrepasan ampliamente las 35-38 horas de esfuerzo continuado y que llegan a Chamonix a lo largo de la mañana del domingo. Es difícil imaginar el grado de esfuerzo y cansancio que conllevan esos tiempos, distancias y desniveles. De los dos populares a los que seguimos en el UTMB, ambos con ambiciosos objetivos de llegar en torno a las 30 horas, ambos terminaron la carrera y ambos compitieron por su objetivo hasta el km 140 en Trient, punto a partir del cual tuvieron que bajar el ritmo y completar los 28 km finales en 9-10 horas. Problemas musculares y digestivos, pájaras, dolores en los pies, etc… condicionaron el ritmo final para acabar en 35-36 horas, pero con la enorme satisfacción de haber peleado la carrera y haber terminado semejante aventura. Enhorabuena a los dos!!. Luis Arribas, sin embargo, tuvo que abandonar en su intento de CCC ¡Ánimo y a por la siguiente!.

8.- El seguimiento a través de las páginas de la organización con sus tiempos y su streaming de video está bien, pero mejora bastante si te conectas al twitter de @iRunFar y de @moxigeno, que están alli, a pie de camino, cuelgan fotos y nos cuentan los entresijos, lo que las cifras no transmiten. Sin embargo, en este apartado de la cobertura y seguimiento del UTMB lo que supone una gran novedad ha sido el programa especial de Territorio Trail, kilómetro y resultado, que ha hecho una ultra-retransmisión deportiva durante más de 12 horas para contarnos lo que estaba sucediendo en cada momento. La iniciativa ha sido fantástica y la acogida extraordinaria, colapsando la capacidad de streaming online de la radio y consiguiendo que muchos nos tuviéramos que quedar con las ganas de seguir el programa… eso se llama morir de éxito y esperamos que se repita más veces. Solo es necesario que se enteren los de Salomon, The North Face, Vibram, Buff, etc y con su publicidad y recursos mejore el streaming y, en consecuencia, las audiencias. Alfonso se pondrá con ello para el UTMB 2015, que seguro que se realizará desde Chamonix.

9.- La llegada de Iker Karrera y Tofol Castanyer ha sido una de las grandes imágenes de esta carrera y una característica de este deporte que no es fácil ver en otras disciplinas. Compartir la entrada en meta es una peculiaridad de este deporte donde todavía hay cosas más importantes que el puesto, el palmarés y la pura competición. Correr por la montaña es algo diferente y eso todavía lo vive la élite de este deporte. No se cuánto durará, pero mientras ocurra disfrutemos de todo lo bueno que conlleva este hecho y dejemos que nos emocione. Algunos lo pueden criticar y razones hay para ello, pero poniéndonos en el lugar de los protagonistas, después de haber estado recurriendo durante día y noche senderos, collados y glaciares, después de haber compartido la carrera bajo la lluvia, los desfallecimientos y recuperaciones, después de haber perdido contacto con la cabeza de carrera, siendo compatriotas y compañeros de equipo, creo que somos muchos los que hubiéramos hecho lo mismo. Es mejor entrar juntos como amigos y disfrutando el momento, que sufrir para descolgar al otro que, de esta manera, acabaría siendo solo nuestro rival.

10.- Después de UTMB ¿sabemos quien es el mejor corredor de ultras de la temporada?. Respuesta corta: no, todavía no. Desde una perspectiva europea debería ser el ganador del Ultra Trail World Tour o el ganador de las Skyrunner World Series de la ISF en su versión UltraSky Marathon. De esta manera la cosa estaría entre Ryan Sandes, D’Haene y Kilian Jornet. Después de ganar el UTMB y el Ultra Trail del Monte Fuji al francés D’Haene solo le queda hacer un buen puesto en la Diagonale Des Fous para, previsiblemente, proclamarse campeón del primer Ultra Trail World Tour. No olvidemos que el año pasado ya fue el ganador de dicha carrera. Si D’Haene no consiguiera un buen resultado en esta última carrera el campeonato sería para Ryan Sandes, que con tres resultados (victoria en Transgrancanaria, 2º en Ultra Trail del Monte Fuji y 5º en Western States) es el primer clasificado provisional. Por otro lado, Kilian Jornet ya se ha proclamado campeón de las Skyrunner world series en versión Skyrace (30-40 km) con sus victorias en Zegama, Dolomites y Sierre Zinal y aspira a ganar también en la versión UltraSky tras su 2º puesto en Transvulcania y su victoria reciente en Kima. Para ello necesita ganar a Sage Canaday el próximo 13 de septiembre, en la última prueba del circuito, la americana The Rut con 50 Km y D+3000, una mini-ultra en la que Canaday le puede dar guerra a Kilian, aunque creemos que no tanta como para ganarle después de las últimas exhibiciones que le hemos visto dar al corredor catalán. En este punto hay que destacar que Kilian Jornet también tiene previsto correr en la Diagonale Des Fous que, de esta manera, se va a convertir en LA CARRERA. En la isla de Reunión se va a decidir el circuito de ultradistancia “de verdad”, el UTWT (el de la ISF serán carreras con prestigio y muy técnicas, pero no son muy “ultras”, la verdad) y, sobre todo, va a ser la oportunidad de ver competir cara a cara a D’Haene con Kilian Jornet, algo muy atractivo para los aficionados. Son los dos corredores más en forma del momento, son los más que probables campeones de los dos principales circuitos de ultratrail, son los dos últimos ganadores de esta carrera (D’Haene en 2013 con 22h 58 minutos y Kilian en 2012 con 26h 33 minutos) y es el ultra que cierra la temporada, broche de oro por su dureza (164 km y D+9917) y su prestigio. Por todo ello, desde mi punto de vista, el ganador del Grand Raid de la isla de Reunion se podría considerar el mejor corredor de ULtras de 2014 (siempre y cuando corran los dos favoritos). En cualquier caso, un final de temporada muy interesante con todo por decidir y con un carrerón de lujo el último fin de semana de octubre.

Nota: A la hora de considerar quien puede ser el mejor corredro de ultras de este año también deberíamos tomar en cuenta a Rob Krar, ganador de Western States y Leadville, pero estamos en España (Europa) y nos gusta más la perspectiva europea de las carreras de montaña. Ojalá el año que viene Rob Krar participe en el UTMB y le veamos competir contra franceses, españoles y el resto de corredores del panorama actual. Sería un aliciente más y volveríamos a comprobar hasta que punto los grandes corredores norteamericanos son capaces de dar guerra a los europeos (a Kilian ya le hemos visto ganar Western States y Hardrock).

UTMB 2014 Llega el Ultra-Trail du Mont-Blanc, La Reina Madre del trail

Mont Blanc Trailrunning

Ya está aqui la carrera más importante de este mundillo, una especie de Reina Madre del trail cuyas cifras marean y que se ha convertido en un poderoso imán para todos los corremontes aficionados y en la prueba de referencia para los corredores de élite.

Poster oficial del UTMB 2014

El Ultra Trail Du Mont Blanc, UTMB para los amigos, nació en 2003 a partir de un clásico recorrido que da la vuelta al macizo del Mont Blanc recorriendo senderos de montaña de Francia, Italia y Suiza a lo largo de 168 km y salvando 9.600 m. de desnivel positivo acumulado. Es un escenario impresionante que acoge toda la mística y la épica de los Alpes y que bajo el patrocinio de North Face ha conseguido una repercusión mediática incomparable con ninguna otra carrera de montaña. Actualmente el UTMB ya no es solo una carrera, se ha convertido en un acontecimiento global que, en torno a la organización de cinco pruebas deportivas que se van sucediendo a lo largo de una semana (UTMB, CCC, TDS, PTL y OCC), convoca a todos los enamorados de las carreras en la naturaleza, alrededor de una montaña con un magnetismo inigualable, el Mont Blanc.

Mapa del recorrido del UTMB

Perfil altimétrico del UTMB

Superados los problemas logísticos que la mala meteorología provocó en las ediciones de 2010, 2011 y 2012, con obligados cambios y recortes en el recorrido y una cierta improvisación que llegó a provocar que algunos corredores de prestigio renunciaran a tomar la salida en alguna de esas ediciones, el UTMB llega a su 12ª edición con una madurez organizativa impresionante y una salud de hierro que queda patente en las impresionantes “audiencias” que maneja este gigantesco evento. A finales del año pasado se abrieron las inscripciones y más de 14.000 corredores hicieron su solicitud en alguna de las pruebas. Teniendo en cuenta el exigente sistema de puntos que se deben acreditar para demostrar tu experiencia en este tipo de pruebas como requisito indispensable para optar a una inscripción, no queda más remedio que reconocer el éxito de convocatoria. Finalmente, y después de que el azar de un sorteo deje fuera a más de la mitad de los solicitantes, serán en torno a 7.500 corredores de 77 nacionalidades diferentes los que tomarán la salida en alguna de las cinco carreras. Este gentío recibirán constante apoyo por parte de más de 2.000 voluntarios a los que hay que sumar familiares y espectadores… Una completa locura que cada año bate sus propios records.

UTMB: cinco carreras de montaña en los Alpes

En el palmarés de la prueba destaca por encima de todos una mujer: Lizzy Hawker (1976), la pequeña británica ganadora de cinco ediciones del UTMB (2005, 2008, 2010, 2011 y 2012). En hombres habría que destacar dos nombres: Marco Olmo (1948), vencedor de las ediciones de 2006 y 2007. El ganador más veterano fue destronado en 2008 por un, prácticamente desconocido entonces, Kilian Jornet (1987), que era el más joven de los inscritos en aquella edición y que todos sabemos en lo qué se ha convertido. El jóven Kilian debutó y ganó con polémica incluida (había dudas sobre si llevaba o no el material obligatorio exigido) y también ganaría en 2009 y 2011. A partir de entonces ha decidido no volver a participar, en parte debido a sus tensas relaciones con la organización. Sobre este asunto se podría escribir una entrada entera asi que lo dejaremos aqui, no sin añadir que su ausencia desde 2011 se puede consierar el principal punto negro del UTMB, que sin Kilian pierde al mejor corredor de montaña del mundo. Que el corredor de referencia mundial, al que hay que vencer para ser considerado el mejor, no quiera competir en el UTMB ensombrece un punto el prestigio del ganador de la prueba y recuperarle debería ser una prioridad para los organizadores.
Además de los nombres destacados por sus éxitos también habría que llamar la atención sobre los ausentes en dicho palmarés: Scott Jurek (1973), el ultrafondista americano más laureado de la historia, ha participado en 5 ocasiones en el UTMB y solo ha cruzado la meta en una ocasión, en 2009, cuando cosechó un 18º puesto. Además de Scott, muchos otros corredores norteamericanos han intentado conquistar el UTMB sin haberlo conseguido hasta ahora (Wolfe hizo 2º en 2010, Michael Foote 3º en 2012 y 5º en 2013 y Thimoty Olson 4º en 2013). Esta “maldición” no deja de ser sorprendente ya que Estados Unidos es la nación con más tradición en el ultrafondo y cada año envía una nutrida legión de corredores a esta carrera. Quizá este año, si ningún español lo remedia, veamos un campeón nacido en Estados Unidos, tomando como precedente lo ocurrido el año pasado en categoría femenina, que fue ganado por la norteamericana Rory Bosio.
Otra curiosa maldición es la de Sebastian Chaigneau (1972), corredor que consiguió el 2º puesto en la edición inaugural de 2003 y que, desde entonces, siempre ha estado compitiendo por la victoria sin éxito. Volvió a repetir un 2º puesto en 2009, un 3º en 2011, junto a una buena colección de abandonos (2006, 2007, 2010, 2012 y 2013), muchos de ellos con verdadera mala fortuna. Entre los españoles hay que mencionar a Miguel Heras, que desde 2009 ha estado siempre peleando por la victoria, pero sin lograr terminar en ninguna ocasión hasta el año pasado (abandonos en 2009, 2010 (no tomó la segunda salida, la llamada Reprise 2010), 2011 y 2012) en el que era firme candidato a la victoria que le birló Xavier Thevenard (1988) de forma sopresiva, teniéndose que conformar con un 2º puesto con un puntito amargo.


The North Face® Ultra-Trail du Mont-Blanc® por UltraTrailMontBlanc

En este 2014 por primera vez el UTMB va a estar integrado en un circuito internacional de carreras de ultra distancia: El Ultra Trail World Tour, en el que ha jugado como no podía ser de otra forma, el papel de locomotora principal. En este circuito se han integrado diez de las carreras de Ultra Trail más prestigiosas de todo el mundo y, de ellas, cuatro han sido elegidas como las más importantes, recibiendo la denominación de “Ultra Trail Series”: La Transgrancanaria, el Maratón de Sables, el Ultra Trail del Monte Fuji y el UTMB. A falta de dos carreras (UTMB y Diagonale Des Fous en la isla de Reunion), todavía está en juego el título de Campeón del Primer Ultra Trail World Tour, tanto masculino como femenino. Esta incertidumbre aún le pone más sal y pimienta a la 12ª edición del UTMB. ¿Quién ganará este año el UTMB? ¿Quien dará la sorpresa? ¿Qué podemos esperar de los españoles? ¿Quién será el primer ganador del UTWT?.

Si por algo se caracteriza el UTMB es porque reúne a los mejores (excepto a Kilian Jornet, ya lo sabemos) y cada vez son menos los corredores de ultras con aspiraciones que se pierden esta carrera. Junto a esa nutrida presencia de corredores de élite, hay que tener en cuenta el factor sorpresa que todos los años trastoca las predicciones. Quizá por la dureza del recorrido, que aún es mayor debido a los fuertes ritmos de carrera que imponen los mejores, todos los años el UTMB se cobra una buena colección de abandonos y “reventones” entre los corredores que aspiran a la victoria. Esto hace posible que algún “invitado no esperado” se sume a la fiesta y haga saltar las apuestas en mil pedazos cuando avanza posiciones recogiendo cadáveres y acaba colándose por la puerta de atrás en el “olimpo” de los Dioses del Ultra Trail. Asi ocurrió el año pasado con el sorprendente ganador X. Thevenard (1988) y con el tercer clasificado, el español Javier Domínguez. Moraleja: las predicciones en el UTMB no se suelen cumplir y por tanto, aunque parezca una contradicción, se esperan sorpresas.

Thevenard, campeón del UTMB 2013

Para empezar, X. Thevenard no defenderá su título, ya que se ha inscrito en la TDS (¿será capaz de impedir que Arnau Juliá revalide su título en esta carrera?). Una pena que no podamos ver al campeón de 2013 otra vez en la linea de salida. También echaremos de menos a Ryan Sandes (1982), el sudafricano que nunca ha corrido el UTMB, es el lider actual del Ultra Trail World Tour y nadie duda de su capacidad para hacer un gran resultado en esta carrera. Será en otra ocasión. También se echará de menos a Sebastian Chaigneau, que se encuentra recuperándose de una serie de lesiones y problemas de salud que le han impedido competir en condiciones en las últimas carreras en las que ha participado y al también francés Julien Chorier, corredor con muchísimo talento, segundo en la Hard Rock por detrás de Kilian Jornet y que se encuentra preparando un reto personal: batir el record del GR20 a principios de septiembre.

Y, tras repasar las ausencias más notables, vemos como la organización del UTMB recoge en una web una lista de los corredores favoritos a la victoria, entre los que para mi destacan unos cuantos nombres. Dejamos a los españoles para más adelante y seleccionamos tres nombres entre todos ellos:

– François D’Haene (1985) el ganador del UTMB en su edición recortada de 2012, llega en un magnífico estado de forma y acumula excelentes resultados en ultras muy duras como la Diagonale des Fous 2013 y en el que está siendo su mejor año: 2º en el campeonato del mundo de Ultras por detrás de Luis Alberto Hernando, campeón en el Ultra Trail del Monte Fuji 2014 (168 km D+ 9.500m, cifras muy similares a las del UTMB) y campeón por segunda ocasión en la Ice-Trail Tarentaise (65 km D+5.000m, curiosamente también ganó esta carrera en 2012 meses antes de imponerse en aquella edición del UTMB, quizá no sea una casualidad). A tener en cuenta que en iRunFar le dan como el principal favorito y esta gente sabe bien de lo que habla. Por último añadir que un buen puesto en el UTMB y en la Diagonale Des Fous, que previsiblemente correrá, le permitirían aspirar a la victoria en el Ultra Trail World Tour.

D'Haene ganando en el Ultra Trail del Monte Fuji

– Timothy Olson (1983): Doble ganador de la Wester States en 2012-2013 y recordman absoluto actual de la prueba, luchador incansable (podéis leer en su blog la agonía que sufrió para terminar la Hard Rock de este año). Rinde mejor en estas distancias largas que en otras más cortas donde le puede faltar algo de “chispa” para imponerse. El año pasado debutó en el UTMB con un 4º puesto. Si ha conseguido recuperarse bien de la “reciente” paliza en la Hard Rock, con su fiabilidad, su experiencia y su capacidad de sufrimiento, gestionará bien la carrera para estar al final en cabeza y luchar por la victoria.

– Anton Krupicka (1983): Carismático y brillante, aunque propenso a las lesiones, es uno de esos corredores “kamikaze” que solo sabe correr para ganar. El año pasado estuvo durante más de la mitad de la carrera en el grupo de cabeza hasta que una lesión le obligó a abandonar. Este año viene con una inyección de moral extra al haber ganado a finales de junio la Lavaredo Ultra Trail (119 Km y D+5.850) en los Dolomitas italianos. Puede ser una excelente preparación para afrontar el UTMB en su punto justo de forma. Krupicka es más impredecible que Olson, pero estoy seguro de que volverá a dar espectáculo. Si las lesiones se lo permiten, presentará su candidatura a la victoria final y, si lo consigue, seremos muchos los que nos llevemos una alegría. Además no perdamos de vista que un buen resultado en el UTMB, junto a su victoria en Lavaredo, le haría subir como la espuma en la clasificación del Ultra Trail World Cup y podría aspirar al título si decidiera correr en la última prueba del año, la Diagonale Des Fous (hasta donde sabemos, Anton no tiene previsto participar en dicha carrera, sino en el ultra trail pirineu).

Además de estos tres candidatos, hay que tener en cuenta a los norteamericanos Mike Foote (1983) y Dakota Jones (1990), al inglés Jez Bragg (1981), el japonés Yoshikazu Hara y el marroquí Ahansal, entre otros. Aunque sin duda la representación más potente por nacionalidades la tendrá la “armada española” y apostaría por un español como campeón, por más de un español en el podio y, no sería raro, que fuéramos la nacionalidad con más representantes en el top ten.
En la linea de salida habrá munición suficiente para justificar esta apuesta:

– Luis Alberto Hernando (1977): Un verdadero superclase que cuenta con un palmarés impresionante al que solo le falta la guinda del triunfo en el UTMB. Campeón del mundo de las skyrace series en 2012, al año siguiente corrió su primera ultra en Transvulcania 2013 donde consiguió un 2º puesto tras Kilian Jornet con el que, meses después, compartió el primer puesto en el Campeonato de Europa de Ultras. En septiembre de 2013 corrió su primera prueba de 100 Km en la Ultra Cavalls del Vent que ganó con autoridad y para esta temporada ha fijado como su objetivo principal el UTMB y no se va a conformar con un segundo puesto. Aqui llega después de haber ganado la Transvulcania 2014 (pudiendo presumir de haber quedado por delante de Kilian, algo que muy pocos pueden decir) y de haberse proclamado campeón del mundo de Ultras en Chamonix. Incuestionable favorito desde mi punto de vista, nos deja como resquicio a la duda su abandono en la Tarentaisse Ice Trail y que desconocemos como puede ser el rendimiento en su primera carrera de 100 millas. A pesar de que sus rivales le van a exigir al máximo, creemos que puede ser un debut con victoria.

Imagen enlazada desde la web de Corredores de Montaña http://corredores-de-montana.blogspot.com.es/

– Iker Karrera (1974): Una bestia, un corredor muy duro y capaz de todo. Iker cuenta con una única participación en el UTMB de 2011, en la que se conoce como la edición más dura del UTMB, cuando terminó segundo por detrás de un tal Kilian. En su palmarés destacan resultados muy notables en los ultras más duros del calendario, siendo especialmente impresionante su año 2013 en el que se llevó la victoria en el Tor Des Geants (330 km D+24.000m en el que tiene el record de la prueba), La Travesera integral de Picos de Europa (75 km D+ 6.560m), la Eiger Ultra Trail (101 km D+6685m) y el Gran Raid des Pyrenees (167 km D+10.300m). En años anteriores también ha ganado el Trail des Citadelles en dos ocasiones, el TNF100 Filipinas, la Hiru Handiak, Lavadero Ultra Trail, la Transalpine Run (8 etapas de pareja con Philipp Reiter) y la Transvulcania (compartido con Miguel Heras). Su 2014 empezó mal ya que tuvo que abandonar en Monte Fuji por una lesión en la rodilla, pero a estas alturas ya parece bien recuperado y en los dos últimos meses ha conseguido buenos resultados: segundo en la 4 trails (160 Km D+10.000 en 4 etapas) y campeón en la primera edición de la dura Epic Trail Aigües Tortes (105 Km D+7.000). Estará muy arriba en el UTMB.

– Miguel Heras (1975): Tiene tres virtudes: calidad, calidad y calidad. Es uno de los mejores del mundo y cuando las lesiones le respetan pocos son más rápidos que el bejarano. Al principio del año su calendario estaba programado para ganar el Ultra Trail World Tour con debut en el Maratón de Sables incluído. Las lesiones han torcido sus planes obligándole a abandonar en Western States cuando estaba en los puestos de cabeza. Según me han dicho recientemente está entrenando muy bien y se le ve más fuerte que nunca. El problema es que no parece que haya terminado de curar bien la lesión que le obligó a abandonar en Western States y en esas condiciones, sus opciones en el UTMB pueden tambalearse. Como Krupicka, es de los corredores que da espectáculo y, si consigue terminar, lo hará en los puestos de cabeza. (¡Última Hora!: Miguel Heras no tomará la salida en el UTMB. Dejo el texto sin modificar, porque creo que sigue siendo útil con el matiz de que el “abandono” se ha producido antes de tomar la salida).

Junto a este tridente, también participará en esta edición el incombustible Tofol Castanyer (1972) que ya sabe lo que es ganar la CCC en 2012 y que el año pasado volvió a dejar una muestra de la guerra que puede dar en la Cavalls del Vent. Será su debut en la distancia, pero creemos que con su edad y su clase, cuanto más larga la carrera más posibilidades tendrá de quedar arriba. Otra bonita incógnita será comprobar hasta donde puede llegar Javier Dominguez Ledo tras el magnífico y sorprendente tercer puesto del año pasado y el desempeño de este año de Zigor Iturrieta o de Remi Queral, entre otros.

En resumen y para mojarme: apuesto todo a que el campeón será Luis Alberto Hernando. Si uso el corazón: 2º Heras, 3º Kupricka, 4º Tofol y 5º Karrera. Si uso la cabeza: 2º D’Haene, 3º Karrera, 4º Olson y 5º Tofol. Ojalá gane el corazón.

Entre las mujeres creo que la cosa está menos abierta, pero muy interesante en cualquier caso: Nuria Picas, intratable en lo que va de año, es la más firme candidata a ganar el UTMB y no sería raro que terminara entre los 5-10 primeros de la general absoluta. El año pasado en su debut en la prueba consiguió un fantástico 2º puesto y, con los resultados que ha conseguido en 2014 tiene el título del Ultra Trail World Cup ya en el bolsillo. Tendrá que luchar contra un hueso duro de roer: la campeona vigente Rory Bosio, que ya fue 4ª en 2012 y que el año pasado consiguió una brillante victoria con el record de la prueba y la mejor clasificación general de una mujer en el UTMB (7ª). Viene de ganar en Lavaredo y no se lo va a poner fácil a Nuria.
(Finalmente no estará en carrera Lizzy Hawker y es una pena porque con sus 5 victorias y 1 segundo puesto en 6 participaciones sería fantástico verla competir contra Nuria y Rory).
Será muy interesante ver quien gestiona mejor la carrera y como encuentran el ritmo idóneo para llegar a meta en primera posición. Si la meteo es favorable, volverá a caer el record de la prueba y la ganadora bajará de las 22 horas 30 minutos.

Además de seguir a los superclase también intentaremos seguir a algunos populares que conocemos y que nos hace especial ilusión animar desde aqui:
@ismacercedilla (dorsal 882), campeón por equipos del último Gran Trail del Peñalara y que acude por primera vez al UTMB.
– Pepe, el montañero (dorsal 611) un veterano ultrero que, después de haber corrido CCC, TDS y la edición recortada del UTMB de 2012, busca terminar este año en torno a las 30 horas el UTMB.
Luis Arribas (dorsal 5028), veterano corredor, escritor, bloguero y tuitero experto. Corre por primera vez en la CCC y en su blog nos ha ido preparando para lo que le espera.
Mucha suerte a los tres!!

A estas alturas ya solo queda añadir como hacer el mejor seguimiento en directo del UTMB, si por desgracia no estás en Chamonix para vivirlo. La carrera comenzará el viernes 29 a las 17:30 h desde Chamonix y los mejores terminarán en poco más de 20 horas, en torno a las 13:30 h del sábado.

Las mejores fuentes para seguir la carrera son:
La página oficial de seguimiento de tiempos
Seguimiento sobre el mapa
El streaming oficial de video
El timeline en twitter de iRunfar La web de referencia que cubre con varias personas las carreras más importantes. En el UTMB volverán a hacer su despliegue habitual para contar cada detalle al minuto. Tienen una versión en castellano para los que no se apañan con el inglés.
El timeline en twitter de TalkUltra Ian Corless nos cuenta y fotografía lo que ve en los puntos estratégicos de cada carrera.
El timeline en twitter de Carreras de Montaña Sergio, corredor de montaña, finisher del UTMB, ultrero veterano y editor de la mejor web española de carreras de montaña está alli para contarnos lo que pasa en el UTMB de primera mano.
El programa de radio de Territorio Trail. Poner en marcha un programa de radio sobre trail running es una iniciativa estupenda que tuvo hace un par de años Alfonso García. Ahora el reto es hacer un ultramaratón radiofónico para cubrir el UTMB, una locura valiente que puede resultar una gozada o una tarea imposible. Desde el blog del corremontes queremos apoyar este paso e intentaremos participar en la medida de nuestras posibilidades. Aqui más información sobre esta iniciativa y los cauces de contacto.

Ya veremos lo que pasa con el tiempo, porque las lluvias torrenciales ya han obligado a modificar el trazado de la PTL y la previsión dice que será un UTMB pasado por agua. Prudencia y valor a los corredores!!

TP80: misión cumplida

TP80 2014 Misión Cumplida

El sábado 28 de junio de 2014 conseguí acabar por primera vez un ultratrail montañero en el TP80 del Gran Trail del Peñalara. El objetivo no era pequeño y en los últimos días te invaden las dudas, vienen las inseguridades y uno no sabe como acabará saliendo la aventura y, a ratos, le tiemblan un poco las piernas. Finalmente todo salió bien y, si no tienes muchas ganas de leer, el resumen rápido es el siguiente: ¡¡merece la pena preparar a conciencia una carrera tan exigente y tan bonita como esta!! Volveré a hacerla, pero será en la distancia completa de 110Km y espero que disfrutándolo tanto como esta vez.
Para los que quieran la versión extendida aqui va:

Cuando hice la inscripción en el TP80 tenía como objetivo prepararme bien para ponerme en la salida, avanzar en la carrera con cabeza, llegar hasta donde nunca lo había hecho ni en distancia ni en tiempo de esfuerzo continuado, disfrutar todo lo posible de la montaña y del ambiente de la prueba para intentar llegar a meta contento y satisfecho, sin que lo invadiera todo el cansancio o los dolores. La marca era secundaria, aunque me había preparado lógicamente, un plan de carrera para tener una previsión de tiempos y ritmos que me permitieran planificar los encuentros en los avituallamientos y el buen desarrollo de la carrera. Corría con Andrés, compañero de fatigas en esto de las carreras de montaña, con el que me pongo en la linea de salida, le veo la matrícula en los primeros kilómetros y luego ya nos volvemos a ver en meta. En esta ocasión la idea era correr juntos y, la mayor parte del tiempo, asi lo hicimos.

Sorprendentemente, el “ultradebut” ha sido más dulce de lo que pensaba. ¿cansancio? mucho, de piernas sobre todo. ¿dolores? algunos en los pies durante la carrera y, fundamentalmente, en todos y cada uno de los músculos de las piernas durante los dos días posteriores. Pero tanto el cansancio como los dolores han sido perfectamente asumibles y estoy contento porque no me ha tocado vivir momentos de bloqueo mental, de falta de motivación o de sentirme sobrepasado por la carrera, tampoco me ha tocado penar por problemas físicos en forma de pájaras, deshidratación, caídas, calambres, lesiones, dolores de estómago o golpes de calor, amenazas que planean como buitres sobre los incautos que nos ponemos a patear la montaña de esta manera. Creo que fui algo conservador y reservé siempre un poquito para no arriesgarme a pasarme del límite y eso me permitió esquivar todos esos peligros hasta terminar dignamente.

Lo primero que hay que decir es que el entorno natural en el que discurre la carrera es una verdadera maravilla: esto es un ultratrail de montaña, con subidas y bajadas, con zonas técnicas, senderos de piedra y crestas de roca, bosques y ríos, paisajes que te hacen disfrutar en todo momento y que son un soplo de alivio y motivación cuando el esfuerzo se va acumulando. Si buscáis montaña para correr largo, el GTP no defrauda: aqui hay montaña para todos. Esto no es una pista amable que avanza ondulante por el campo en plan trail yankee, esto no es un “citytrail” a la moda. Esto es el Guadarrama: Peñalara, Morcuera, Fuenfría, Navacerrada, la Maliciosa y la Pedriza para los del GTP110, La Najarra para los del TP80 y Guarramillas para los del TP60: piedras y pendientes de verdad para disfrutar… y sufrir (no nos vamos a engañar). Si a esta naturaleza espectacular le sumas un día con un clima que acabó siendo más benigno de lo que apuntaba en un principio gracias a las nubes y el viento fresco que aliviaba el calor en las zonas altas, cuando más expuestos estábamos al sol directo, pues el disfrute montañero golea al sufrimiento, de la misma manera que Holanda hizo con España en el mundial (aunque en aquel caso la goleada fue un sufrimiento, ¡qué cosas!). Volvamos al tema.

GTP2014-169

Del Reventón a Peñalara (cortesía de Kaikuland)

Lo siguiente que quiero destacar es la organización de la carrera y ¡como no!, los voluntarios. En esta aventura el corredor se encuentra con todo lo necesario para correr sin problemas y disfrutar de principio a fin. No puedo decir que todo sea perfecto y, realmente, creo que hay cosas mejorables. Pero lo más importante es que no me encontré ningún problema grave en toda la carrera: los avituallamientos eran abundantes y con un surtido más que aceptable: agua, isotónica, fruta (plátano y naranja), barritas de cereales, queso, membrillo, frutos secos y, en algunos, jamón, ensalada de pasta, coca cola, geles y chuches… Me pareció un acierto el nuevo avituallamiento líquido del Raso del Pino en la bajada desde Peñalara a La Granja y también que se sacara al jardín de la piscina el avituallamiento de Rascafría, que antes se hacía dentro del polideportivo (cierto también que algunos esperábamos encontrar alli un baño y que este año no lo había y nos obligó a gestionar ese asunto más campestremente, sin problemas). Para mi también fue un gran acierto unificar todas las metas en Navacerrada, lo que nos permitió disfrutar a todos los participantes del ambiente auténtico de una gran prueba como esta, con una llegada de lo más emocionante, mucho más bonita y con más animación que la del año pasado en La Granja, donde llegar en el TP80 quedaba tristón, casi de incógnito. Por lo contrario, la salida (del TP80 por lo menos) desde Miraflores y a esa hora tempranísima, quedó fría y desangelada. Casi te sentías saliendo en un entrenamiento de grupo, sin música, sin épica, sin vibrar con la emoción como si se hace cuando se sale desde Navacerrada. En cualqueir caso y como no se puede tener todo, me quedo con la opción de este año y con que la fiesta en meta que se vive en Navacerrada sea para todos. En cuanto al marcaje de la ruta, para mi ha sido irreprochable. No me he perdido ni una sola vez y cuando he tenido alguna duda ha sido más bien por llevar un tiempo distraído y sin fijarme en las cintas que porque no estuvieran bien colocadas. Y dejo para el final a los voluntarios, una parte fundamental del alma de esta carrera, a los que hay tanto que agradecer que debería dedicarle una entrada entera en el blog. Su atención, sonrisas y disponibilidad forman parte del mejor recuerdo de este TP80. Si alguno pasa por aqui y lo lee, os quiero decir de corazón: muchas gracias!!. El día que no pueda correr, espero poder participar como voluntario y disfrutar yo también animando, cuidando y empujando a los corredores. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

GTP2014-787

Voluntarios en la entrega de dorsal en Navacerrada (cortesía de Kaikuland)

GTP2014-980

Voluntarios en un habituallamiento (cortesía de Kaikuland)

Y pasamos a relatar lo que pasó entre la salida y la llegada:
Arrancamos desde Miraflores, en un recorrido inicial que ya habíamos hecho un par de veces. Son 8 km de pista de bosque que sube en pendiente tendida y por la que fuimos corriendo suave y caminando algún rato para no forzar demasiado. Son momentos de buenas sensaciones: temperatura fresca, la luz del amanecer, las fuerzas intactas y el paisaje que cada vez es más impresionante al ir ganando altura. A partir del km 8 dejamos la pista y cogemos un senderete con un ascenso cada vez más pronunciado que nos lleva hasta la cresta de la Cuerda Larga y en el que ya sacamos los bastones para remontarlo andando a buen ritmo. Una vez alcanzamos la Najarra, con casi 1000 metros de desnivel positivo superado, en 1 hora y 53 minutos, queda la pronunciada bajada hasta la Morcuera donde llegamos en poco más de 20 minutos, consiguiendo ya casi 15 minutos de adelanto sobre el plan previsto.

Subiendo-a-La-Najarra

Bajando-a-Morcuera

En la Morcuera está el primer avituallamiento y alli están Teresa, mi hija, y Nieves, mi mujer, para animarme. Es una alegría encontrarlas, cinco minutos para comer algo, rellenar bidones y a bajar hasta Rascafría por pista facilona y corriendo la mayor parte del tiempo a ritmos suaves y sin quemar las piernas que todavía queda mucho. Imprescindible tener cabeza en esta parte para no enloquecer con el ritmo, que luego los excesos pasan factura. Este tramo ya lo hacemos junto al pelotón del TP60, que se nota que son muchos más que los de nuestra distancia.

En-Rascafría

En-Rascafria2

En Rascafría toca revisión de material en el avituallamiento y lo hacen de forma más seria y exhaustiva que otras veces. Comemos bien, volvemos a rellenar bidones, cambio de camiseta, crema solar (insuficiente a la postre, debería haber vuelto a ponerme en La Granja y no lo hice) y nos volvemos a poner en marcha hacia Peñalara por el Reventón. Este tramo es el que me resulta más complicado, es una subida larga, muy larga y queríamos hacerla a buen ritmo, andando a la máxima velocidad que podíamos, bastoneando y aguantando el calor en la parte más expuesta. Consigo mantener un ritmo bastante constante en torno a 10 minutos/km hasta la parte final con la subida casi vertical hasta la cresta de Claveles y por el último tramo de bloques de piedra en la que salen un par de kilómetros a cerca de 20 minutos cada uno.

Subida hacia Claveles (cortesía de Kaikuland)

Es un tramo largo y en el que me quedé solo asi que tocó regular el esfuerzo, gestionar las energías y asumir el cansancio con la cabeza positiva hasta hacer cumbre. A partir de ahi viene una bajada técnica y complicada al principio, hasta el chozo Aranguez, pero divertida y donde se pueden recuperar pulsaciones y soltar piernas. Para mi la clave en esta parte es evitar caídas al principio, ganar confianza y buscar ir cómodo en la bajada hasta la Granja, especialmente cuando avanzas por el bosque y los senderos permiten correr. Nunca había estado tanto tiempo en actividad continuada, nunca había corrido tanta distancia. Estaba ya en terreno “desconocido”, pero me mantenía en carrera y en la bajada, junto a las pulsaciones y las piernas también recuperé un poco de confianza. Cerca de la plaza de Toros de La Granja sale a mi encuentro Teresa y me acompaña corriendo sonriente hasta el avituallamiento. Va alegre, habladora y se siente admirada por mi locura y mi esfuerzo. Su ternura y cariño me dan energía de sobra y, cuando me encuentro con Nieves ya voy feliz.

Entrando-en-La-Granja

La entrada en La Granja también fue bonita, con mucha gente animando y la alegría de llegar al avituallamiento para sentarse, comer y beber bien con el objetivo de recuperar un poco. Alli me estaba esperando mi compañero Andrés, que había bajado mucho más fuerte, y todo el grupo animador. Después de refrescarse un poco a la sombra, comer un plato de pasta bien sentado y recibir un mini-masaje/estiramiento (gracias, Javi), nos pusimos otra vez en marcha. Volver a la actividad resulta complicado, aparecen dolores (especialmente intenso el de la cara externa del pie derecho) y el cuerpo protesta y se hace notar. Afortunadamente, una vez que vas entrando en calor y, probablemente, también gracias a un Ibuprofeno de 600 mg que tomé en La Granja, el dolor va desapareciendo y podemos ir cogiendo un buen ritmo de marcha. El camino es muy agradable, por la ribera del Eresma y a la sombra de los pinares de Valsaín se avanza en suave pendiente positiva, que a estas alturas ya no nos permite correr, pero si bastonear con energía a ritmos algo por debajo de los 10 minutos/km que nos llevan en los tiempos previstos hasta La Casa de la Pesca donde nos espera un nuevo avituallamiento. Me hace gracia ver como algunas personas nos adelantan corriendo, pero poco tiempo después acaban pagándolo y bajan tanto el ritmo, que les podemos adelantar manteniendo nuestra marcheta rápida. Cabeza y constancia es la clave de este tramo. Escoger el mejor ritmo que puedes mantener y adelante, adelante, adelante. En este tramo se pasa por zonas de baño con mucho dominguero disfrutando de río y picnic. El contraste con los corredores es llamativo y no deja de sorprenderme como la mayoría de los que andan por alli nos ignoran, algunos nos miran con extrañeza y muy pocos nos animan. Cuando me acuerdo de los videos de Zegama o de Cavalls me da un poco de pena ver estas actitudes. Cuánto ganaría esta carrera si más gente vibrara con los corredores en estos tramos.

Pasado el avituallamiento de la Casa de la Pesca llegó uno de los tramos más complicados: el famoso y temido arrastradero que sube hasta la Fuenfría por un camino en fuerte pendiente que se prolonga durante 2 km escasos y que llega cuando las piernas ya van muy castigadas. Subir a buen ritmo no es nada sencillo y la motivación constante es saber que pronto se terminará. En ese tramo vi algunos corredores del GTP caminar muy lentamente, agotados ya y sin fuerzas… ¡Qué duro!.

Hacia-el-Puerto-de-Navacerrada

Una vez en la Fuenfría ya solo queda seguir por el camino Schmidt alternando correr y andar, con soltura y alegría. Voy contento, voy motivado y las piernas acompañan dentro de lo que cabe. Qué importante la cabeza en estas cosas. Al ir tirando descolgué a mi compañero un poco que creo que estaba pagando la bajada a La Granja, en la que fue muy fuerte. En este tramo recuerdo mucha más gente animando y empujando cuando pasabas cerca. Poco antes de llegar al Puerto de Navacerrada salió a nuestro encuentro por sorpresa el equipo animador y otra vez me vuelvo a refrescar en la sonrisa de Nieves y Teresa, de Bea, sus niños y toda la compañía. Teresa se anima a acompañarme con la lengua fuera casi un kilómetro hasta llegar al avituallamiento del Puerto donde hacer la última parada. Alli espero a Andrés para reagruparnos y hacer el último tramo juntos.

En-el-avituallamiento-del-Puerto-de-Navacerrada

Después de comer y beber bien, cogemos la subida hacia el Emburriadero que lo hacemos sin muchos problemas y comenzamos a bajar por el camino de la Tubería trotando alegres. El ritmo no era fuerte, pero la sensación de bajar corriendo por aquel sendero de piedra es divertido y la cabeza agradece volver a correr. Como las piernas van justas resulta imposible mantener la carrera por la pista y ahi tenemos que alternar correr y andar hasta que muy poco antes de llegar a Navacerrada nos damos cuenta de que las 15 horas están ahi. Echamos a correr para intentar llegar por debajo de las 15 horas y conseguimos entrar en meta con un trote más que digno en 15 horas y 59 segundos, de la mano de Teresa que, incansablemente, me anima, me mira y me sonríe con complicidad. Alli en meta ya todo son emociones, recuerdos, cansancios y flojera.

Finishers

Abrazo-finisher

No sin dificultad consigo contener las lágrimas por pudor y me abrazo con Nieves que me mira una y otra vez para ver si sigo bien, me abrazo con Andrés, pieza clave para embarcarme en esta aventura y disfruto mucho, mucho, mucho de ese momento en el que tienes la sensación increíble de poder decir “misión cumplida”, lo hemos conseguido, reto superado y descansar por fin. Han salido 91-92 km en todos los gps de los corredores y haberlos completado en 15 horas todavía no me lo creo. Eso me vale para conseguir el puesto 19º de mi categoría (veteranos, je, je, je) y 49º de la general. De las 15 horas, 13 horas y 25 minutos estuve en movimiento mientras que 95 minutos estuve en los distintos avituallamientos. Aqui podéis ver la actividad tal y como la recogió mi Suunto Ambit2.

resumen-TP80-Strava

Está claro que el nivel está subiendo de edición en edición ya que, con este tiempo el año pasado (con salida por la noche para subir la Maliciosa, pero con 10 km menos), hubiera quedado el 17º de la general. En 2013 el top50 hizo 16 h 43 minutos y en 2014 15 horas 07 minutos. En 2013 el top100 hizo 19 h. 07 minutos y en 2014 el top100 hizo 17 h. 02 minutos. La diferencia es notable.

En cualquier caso y, aún con lo contento que estoy de haber completado la carrera, me arrepiento de haberme apuntado al TP80 ya que he corrido 92 km, muy cerca ya de los 110 km del GTP, pero la consideración que hemos recibido está muy lejos de la del GTP. Los “mayores” reciben 3 puntos para el UTMB (nosotros 2), puntúan para la Spain Ultra Cup y la Western States (nosotros no), reciben una chaqueta shoftshel de finisher (nosotros una camiseta como los del TP60 y el cross nocturno de 10 km), tienen mochila con material de recambio en el avituallamiento de Rascafría (nosotros no) y la auténtica consideración de geteperos. Demasiada distancia para los 18 km y D+1400 que separan ambas carreras.

A la vista de todo esto y de que es la que menos participantes tiene de las tres distancias, no creo que sea descabellado pensar que está llamada a desaparecer en próximas ediciones. Me parece suficiente con dos distancias, una de 60 km más corta de iniciación y el GTP como prueba reina. Yo, por mi parte, a nadie recomiendo que se apunte a un TP80 como el de este año. Se queda en tierra de nadie en distancia/consideración y es mejor saltar a la carrera superior o inferior según sea tu idea: iniciarte o consolidar.

Dicho todo esto, ahora queda descansar y recuperar bien, comentar con los amigos la experiencia y planificar nuevos retos como el ultra trail Guara Somontano al que estamos inscritos Andrés y yo…

Solo añadir que el lunes me hice una analítica y la Creatín Kinasa subió a 7832 U/L (rango normal 20-170), lo que nos da una idea de lo dura que es esta prueba para nuestros músculos y lo importante que es hidratarse muy bien antes, durante y después de un esfuerzo asi, para ayudar a nuestros pobres riñones a eliminar toda esa CK que ha sido liberada al torrente sanguineo por nuestros castigados músculos. Una nota curiosa e interesante a tener en cuenta.

Según encuentre más fotos o algún video interesante de la carrera iré poniendo los enlaces por aqui 😉

Previa del TP80: El equipamiento. Material para la carrera.

Material TP80

Para correr un ultra de montaña hay que disponer del material obligatorio que exige el reglamento de la carrera y, además, seleccionar bien todo aquello que vamos a poner en nuestra mochila, ya que va a suponer un peso que vamos a tener que transportar durante muchas horas de carrera, pero sin olvidar que en la montaña y en condiciones de semiautosuficiencia, debemos disponer de un material de calidad que nos de confianza para afrontar los retos que se nos puedan ir planteando.

En la edición de 2013 el TP80 compartía salida con el GTP desde Navacerrada en la noche del viernes y permitía disponer de una mochila con material que era transportada hasta Rascafría. En esta edición de 2014, con la salida del TP80 desde Miraflores en el amanecer del sábado, la organización no ha contemplado que se disponga de esa mochila para material de recambio que podría ser un gran alivio si nos la pudiéramos encontrar en La Granja. Por tanto la elección del material en esta edición resulta aún más crucial y permite menos margen de fallo.

Sin entrar a un análisis detallado del material, dejo aqui unas notas de lo que he elegido para correr.

En primer lugar el listado del material obligatorio:

• Manta térmica de supervivencia (superficie mínima 2 x 1,2 m). Nada que comentar. Se compra una vez y sirve para siempre.
• Silbato (lo incorpora la mochila)
• Sistema de hidratación, mínimo de 1 litro (Dos bidones de 750cc con pipeta Raidlight, ideal para llevar agua e isotónico y beber sin tener que parar)
• Reserva alimentaria. Mínimo 500 Kcal GTP-TP80k. Llevaré una combinación de barritas de cereales, pan de pipas, sobrecitos para hacer isotónico de Cantio y de Overstims y un par de geles por si las moscas.
• Gorra o similar, para protegerse del sol. Una gorra blanca sin más.
• Linterna-frontal en buen uso (Utilizaré un frontal muy parecido al clásico Led Lensser con una bombilla led de alta potencia comprada en DealExtreme)
• Teléfono móvil (mi iPhone 4S configurado para minimizar el gasto de batería: wifi, bluetooth y 3G apagado)
• Pilas de repuesto o frontal de repuesto). Creo que con las pilas de repuesto será suficiente.
• Chubasquero o cortavientos manga larga. Chalecos no son válidos. (Dada la buena previsión de tiempo llevaré un ligero cortavientos Montane).
• Luz roja de posición trasera (Tengo una del Decathlon, que llevaré fijada a la mochila).
• Vaso máx. 33 cl. aparte de sistema de hidratación. (Tengo la eco tasse de Raidlight que cabe en el bolsillo de las mallas y es ideal para beber en los avituallamientos).
• Mochila o riñonera con capacidad suficiente para portar todo lo anterior (Utilizaré la Camp Trail Vest Light, que con su capacidad de 10 l. es más que suficiente para lo que necesito transportar).

Mochila con el material a portar

Mochila con el material a portar

Cortavientos Montane

Cortavientos Montane

Cortavientos plegado en su bolsa

Cortavientos plegado en su bolsa (ver tamaño comparado con el vaso Raidlight)

En caso de meteorología adversa (que todo indica que no será la que nos vamos a encontrar el próximo 28 de junio) se exigirá además:
• Mallas piratas o malla/pantalón largo que cubra y proteja toda la pierna (tengo unas mallas Hoko Sayonara, que cubren la rodilla y que, junto a las gemeleras, cubren toda la pierna).
• Chaqueta impermeable y transpirable de membrana, con capucha en lugar de chubasquero o cortavientos. (en este caso tengo una chaqueta con membrana también de la marca Montane).
• Guantes (aqui tengo distintas opciones para llevar, pero ninguna es óptima)
• Camiseta térmica de manga larga o camiseta corta más manguitos que han de cubrir y proteger todo el brazo (podría elegir entre llevar unos manguitos Raidlight o una camiseta de manga larga).

En principio no voy a llevar nada de todo este material exigido únicamente en caso de situación de meteorología adversa.

Iré calzado con unas clásicas Brooks Cascadia 7, con las que ya he hecho xxx km y con las que voy muy a gusto en cualquier terreno de montaña y pista, siempre que los ritmos sean suaves, como cabe esperar de una distancia como la que afrontaremos en el TP80. Son un ejemplo de comodidad, con una amortiguación excelente, me sujetan el pie de forma razonable, la puntera va bien protegida y agarran sin problemas en la mayoría de los terrenos por los que vamos a transitar en el TP80, que no son demasiado técnicos. No me producen ampollas ni rozaduras, vamos que con las Cascadia puedo olvidarme del calzado que llevo y eso es la señal inequívoca de que voy bien con ellas.

Material para el TP80

Material para el TP80

Además de las zapas, espero que me conduzcan hasta meta unos bastones telescópicos de tres tramos, muy ligeros, fabricados de Duraluminum 7071 que compré en Dealextreme y que me han dado muy buen resultado en las salidas que he hecho hasta ahora con ellos. Una relación calidad-precio imbatible y un material imprescindible a la hora de afrontar grandes desniveles y mucho tiempo en carrera.

Para controlar y registrar tiempos, distancias, ritmos y pulsaciones utilizaré un Suunto Ambit 2, que sin duda es una de las mejores opciones para un ultra montañero, si no directamente la mejor.

En relación a la ropa, utilizaré unos calcetines North Face con los que tengo comprobado que no hay problema de ampollas, punto clave a la hora de elegir esta prenda. Probablemente lleve unos injinji de repuesto en la mochila por si necesito cambiarme de calcetines.

Además llevaré unas gemeleras Hoko Shimai, unas mallas cortas Hoko Kamikaze de compresión diferencial con unos slip Hoko, que resultan una combinación perfecta para correr con algo de compresión que minimice el daño muscular sin rozaduras y con la máxima evacuación de sudor para evitar la desagradable sensación de ir empapado todo el tiempo. Como podéis comprobar me encantan los productos Hoko y, de hecho, llevaré en la mochila también unos slip Hoko de recambio.

En cuanto a la camiseta creo que optaré por llevar dos, una camiseta técnica de manga corta con la que saldré y correré las primeras horas del día que hace más fresquito hasta Rascafría, probablemente, para cambiarme en ese momento por una camiseta de tirantes Hoko Sora III, mucho más fresquita y ligera con la que afrontar la parte central del día cuando más calor vamos a sufrir. Al caer la tarde y en función de la temperatura y sensaciones, es probable que me vuelva a cambiar a la camiseta de manga corta para volver a ponerme ropa seca y terminar con las mejores sensaciones.

También llevaré un buff en la muñeca, ideal para secarse el sudor y lo que haga falta, unas gafas de sol ligeras y cómodas que compré en DealExtreme, una cámara de fotos, el DNI, un paquete de pañuelos, un minibotiquín de fortuna y un papelillo plastificado con el perfil y el rutómetro de la prueba.

Prepararé una pequeña mochila con algo de comida y algunos sobrecitos para hacer isotónica que espero que me puedan entregar en La Granja.

Alimentación TP80

Alimentación. No todo se porteará durante toda la carrera

Bueno, pues eso es todo lo que llevaré. La mochila preparada para correr pesa 3,8 Kg, de los cuales 1,6 Kg pertenecen a los dos bidones llenos. Podría prescindir de la ropa de cambio (slip, calcetines y camiseta), del botiquín y de la cámara de fotos, ajustar al mínimo la bebida y la comida y reducir en total cerca de 1 kilo el peso del material transportado, pero creo que voy a agradecer todo lo que llevo, aunque suponga algo de peso extra. Ya veremos.

Previa del TP80: La preparación

Preparacion

El último fin de semana de febrero corrimos la maratón de Sevilla. Después hice quince días de descanso y recuperación, otros quince días de salidas cortas y a ritmos altos para preparar el 10K de la carrera Intercampus y a partir de ese momento los meses de abril, mayo y junio tenía previsto prepararlos para mi debut en la ultradistancia montañera en el TP80.

Mi proyecto inicial era salir a entrenar cuatro días semanales variando bastante: un rodaje de distancia en torno a los 15-18 km a ritmo progresivo que sería la sesión semanal más suave, un entrenamiento de calidad con series, cuestas o fartlek según la semana, una tirada larga corriendo que iría aumentando progresivamente hasta los 35 km si era por asfalto y hasta las 4 horas si era por montaña y, como novedad con respecto a la preparación del maratón que había hecho en anteriores ocasiones, quería esta vez meter un entrenamiento largo semanal en bici para hacer un trabajo cardiovascular prolongado, pero con frecuencias cardiacas a ritmos más suaves que cuando corro, sin castigar las articulaciones y fortaleciendo cuadriceps. Con estos entrenamientos mi idea era llegar a las 9-10 horas semanales y, al repartirlas en cuatro sesiones, disponer también de descanso suficiente entre cada sesión de entrenamiento como para recuperar bien.

Además de las salidas de entrenamiento de carrera y de bici, la idea inicial era meter una sesión semanal de técnica de carrera coincidiendo con el rodaje o con la sesión de calidad y, además, hacer una o dos sesiones semanales de trabajo de fuerza con sentadillas y ejercicios de fortalecimiento de la musculatura estabilizadora de la cadera, combinada con varias sesiones semanales de fondos de brazos y abdominales.

En mi plan estaba también meter cada tres semanas de carga progresiva, una semana de descarga para favorecer la supercompensación y hacer un tappering de dos semanas para llegar al TP80 descansado y con ganas de kilómetros.

En la subida a La Najarra

En la subida a la Najarra

Pues bien, todo eso lo pude cumplir apenas un par de semanas porque a mediados de abril ya empecé con molestias en la cara externa de mi rodilla izquierda que me recordaban a la lesión de cintilla iliotibial que tuve en agosto de 2012 y que solucioné parando 10 días, con hielo, estiramientos, antiinflamatorios, fortaleciendo la musculatura de la cadera y volviendo a correr de forma muy lenta y progresiva durante un mes y medio largo.

En esta ocasión la molestia no era exactamente igual y, además del dolor lateral tenía molestias en la zona del tendón rotuliano que se inflamaba y dolía en casi todos los entrenamientos. Con todas estas molestias aumentando cada vez más a principios de mayo decidí parar una semana y visitar al fisio para ver qué se podía hacer para mejorar la rodilla sin tener que parar el entrenamiento cuando faltaba poco más de un mes para el TP80, objetivo principal de la temporada y que veía en la cuerda floja.

En la valoración inicial tenía los abductores de la cadera contracturados y bastante sobrecargados. El fisio me ofreció tratarlo con punción seca y sesiones de descarga y estiramientos. Con eso empecé a mejorar y volver a entrenar. Para más calamidades en una de las salidas en bici a principios de junio, me golpeé la rodilla lesionada con la potencia de la bici al desengancharme bruscamente del pedal automático y la inflamación volvió a aumentar y las molestias e empeorar. En cualquier caso, gracias a los cuidados del fisio que dos veces por semana me ha estado poniendo las piernas a punto, al tratamiento antiinflamatorio local con una combinación de Menavén y Fastum aplicada sobre la rodilla y cubierta con papel film para favorecer la absorción y a una considerable bajada en la intensidad de los entrenamientos he podido seguir saliendo a correr y a montar en bici, he podido subir a la sierra en cuatro buenas sesiones y llego sin molestias en la rodilla y con ganas de ponerme en la salida. A pesar de todo voy más justo de forma que cuando me preparé el maratón de Madrid de 2013 o el de Sevilla en febrero de este año, pero al menos he podido entrenar y acumular kilómetros.

Subiendo al Collado del Emburriadero desde la Barranca

Subiendo al Collado del Emburriadero desde la Barranca

Me cabe la duda de cuál ha sido la causa de la lesión: ¿la bici? ¿los ejercicios de fuerza? ¿el aumento de tiempo de entrenamiento? ¿una recuperación insuficiente después de la maratón de Sevilla? Quien sabe… el caso es que lo que pretendía ser un entrenamiento progresivo para una carrera de más de 80 kilómetros por el Guadarrama, se ha terminado convirtiendo en la forma de gestionar una lesión de rodilla para minimizar los daños, continuar entrenando sin llegar a parar del todo y recuperar la rodilla para llegar lo mejor posible a la cita prevista. Un encaje de bolillos.

Aqui os dejo los cinco entrenamientos por montaña que he podido hacer en estos últimos meses:
Subida a la peña de la Cabra el 12 de abril
Subida a Morcuera y la Najarra desde Miraflores el 17 de mayo
Subida al Cancho Gordo, Regajo y Mondalindo desde La Cabrera el 28 de mayo
Primeros Km. del TP80: Miraflores-Najarra-Morcuera el 1 de junio
Últimos Km. del TP80: Navacerrada-Puerto de Navacerrada-Fuenfría-Puerto de Navacerrada-Navacerrada el 16 de junio

1 2